El pasado fin de semana, las autoridades chinas demolieron sin previo aviso uno de los estudios del artista disidente Ai Weiwei en Pekín, de acuerdo con algunas publicaciones del mismo artista a través de sus redes sociales. Ai, quien ha sido crítico político del régimen chino desde hace mucho tiempo, ahora vive en Berlín, y reveló que el edificio había sido utilizado desde 2006 en una serie de videos de Instagram, en donde parecía lamentar la pérdida del espacio.

My Beijing studio since 2006.

Una publicación compartida de Ai Weiwei (@aiww) el

Según declaraciones ofrecidas a NPR, Weiwei afirmó que ni él ni sus colegas fueron informados con anterioridad de la demolición. “Las obras fueron dañadas debido al ataque no anunciado en el estudio. Sin embargo, en comparación con los recuerdos que se han perdido, en comparación con una sociedad que nunca ha establecido la confianza en el orden social, una confianza en el estado de derecho, o una confianza en cualquier tipo de unidad en la defensa de los derechos de su pueblo, lo que se perdió en mi estudio es insignificante, y ni siquiera me importa”.

Uno de los asistentes del artista, Ga Rang, declaró a la agencia AFP que Ai sabía que el contrato de alquiler en el edificio había expirado el otoño pasado, pero dijo que no se les dio ninguna notificación formal de que la destrucción total del lugar estaba por comenzar.

“Vinieron y comenzaron a derribar las ventanas hoy sin avisarnos de antemano. Todavía hay tantas cosas adentro”.

Aunque Ai es muy respetado dentro de China y ayudó a diseñar el famoso estadio olímpico Bird’s Nest para los Juegos Olímpicos de 2008, su crítica vocal al gobierno chino lo llevó a una detención de casi tres meses en 2011 y se vio obligado a pagar USD $2.4 millones en impuestos atrasados ​​y multas, algo que lo que los funcionarios llamaron “evasión de impuestos”. Su pasaporte fue confiscado por varios años, y se mudó a Alemania en 2015 después de haber sido liberado, y desde entonces ha vivido en un exilio autoimpuesto.

Una publicación compartida de Ai Weiwei (@aiww) el

Después de la destrucción, Ai le dijo a NPR que sentía que el gobierno estaba tratando de aburguesar al vecindario como un esfuerzo para eliminar a los trabajadores migrantes. “En este momento, existe el concepto erróneo de que es simplemente la demolición del estudio de un artista, lo cual no es cierto”, dijo. “Han estado demoliendo las casas de los trabajadores migrantes, a menudo en medio de la noche. Los echan, destruyen sus pertenencias personales y los dejan sin hogar o los arrestan por resistirse al desalojo. Esto ha estado sucediendo sin cesar”.

Esta no es la primera vez que el artista se enfrenta a la destrucción de un estudio en su país de origen. Después de que Ai comenzó a producir trabajos que cuestionaban más abiertamente a las autoridades chinas, notoriamente cayó en desgracia ante el gobierno: su estudio de Shanghai fue demolido en 2011. Aunque sus asistentes han tratado de recuperar algunas de las obras dentro del espacio, muchas fueron dañadas. Además, también han estado recogiendo el polvo y los escombros, que posiblemente veamos en un futuro en una instalación de Weiwei, quien cerró sus declaraciones condenando una vez más al gobierno chino.

“Cualquier autoridad que reprima a artistas, periodistas, intelectuales y abogados ha perdido completamente su legitimidad para gobernar. Es evidencia de vulnerabilidad y fragilidad al enfrentar los desafíos de hoy y del futuro, y una incapacidad para hacerlo con una mente pacífica o de una manera racional”.

Despues de leer, ¿qué te pareció?