El pasado mes de mayo durante el Festival Internacional de Cine de Cannes, el director español Pedro Almodóvar (quien por cierto se desempeñó como el presidente del jurado) declaró que “las películas siempre deben verse en la pantalla grande”, y que lo tenía “preocupado” el hecho de que hubiese cintas lanzadas directamente en streaming en servicios como Netflix:

“Mientras esté vivo, lucharé por eso que quizás las nuevas generaciones no sepan que existe: la capacidad de ser hipnotizado como espectador por la gran pantalla”.

Ahora, parece que el cineasta no es el único en pensar de esta manera, pues esta semana, el director Christopher Nolan también criticó públicamente las prácticas de Netflix en cuento a sus lanzamientos, pues mientras algunos ven el hecho de que nuevas películas puedan conseguirse en salas de cine, servicios por demanda, servicios de streaming y plataformas como iTunes el mismo día como el futuro del cine, para Nolan es un sistema sin sentido que pone en peligro el futuro de las películas en la sala de cine. Esto fue lo que el director le comentó a Indiewire:

“Netflix tiene una extraña aversión a apoyar sus películas en el cine. Tienen políticas estúpidas de que todo tiene que ser simultáneamente estrenado, lo que es obviamente un modelo insostenible para la presentación en el cine. Así que ni siquiera entran en el juego, y creo que están perdiéndose una gran oportunidad”.

Nolan y Almodóvar no son los únicos opuestos a la práctica, pues organizaciones de proyectores de cine recientemente se negaron a exhibir en la cinta más reciente del coreano Bong Joon-Ho, Okja, tanto en Francia como en Corea, justamente porque la película tenía una fecha de estreno en streaming muy cercana a la de su lanzamiento en cines. Sin embargo, pese a que la iniciativa de estrenos simultáneos de Okja y The Meyerowitz Stories (también presentada en Cannes por Netflix) al parecer están teniendo buenas cifras en la taquilla, a partir del próximo año Cannes no aceptará en competencia ningún filme que no haya sido estrenado con anterioridad en las carteleras francesas.

Fotografía: Netflix

Aunque Nolan considera que Netflix tiene un punto de vista único para escoger filmes y realizadores artísticos que son fuera de lo común, le parece que este esfuerzo de curaduría sería más admirable si sus películas por streaming no fuesen utilizadas como un instrumento que al final afectará a los cines, a donde pertenecen las películas, pues para él, sólo la pantalla grande “te hace sentir que estás allí” .

“La única ‘plataforma’ sobre la que estoy interesado en hablar es la que incluya un modelo de distribución y exhibición en cines”.

Nolan sugiere que Netflix debería dar un tiempo mínimo de 90 días entre el lanzamiento de sus películas en cines y en su plataforma de streaming para darle un merecido espacio a que las cintas puedan ser disfrutadas en el medio para el cual fueron creadas. No es de extrañar, ya que dentro de pocos días Nolan estrenará su más reciente cinta Dunkirk, inspirada en la Segunda Guerra Mundial, y que fue filmada completamente en 70mm, así que está destinada a ser vista en la pantalla más grande que consigas.

Sin embargo, aunque Nolan y Almodóvar se opongan, el público global parece estar de acuerdo con Netflix, quienes anunciaron esta misma semana que su número de suscriptores a escala mundial ya había alcanzado los 100 millones en una comunidad que cada vez se extiende cada vez más. La llegada de nuevas tecnologías y medios es inevitable: tal vez llegó el momento de que ambas se den la mano sin sentirse amenazadas mutuamente.

Mientras tanto, veamos el trailer más reciente de Dunkirk de Christopher Nolan, que estamos seguros no encontraremos en Netflix en un futuro cercano:

Despues de leer, ¿qué te pareció?