Casi 43 años después de su sepultura en el Valle de los Caídos, los restos del dictador Francisco Franco serán exhumados y trasladados a una nueva tumba sin honores, de acuerdo a una decisión tomada la mañana de hoy por el gobierno español liderado por Pedro Sánchez y que responde a un decreto ley que reformará la Ley de Memoria Histórica. 

Este domingo entrará en vigor el decreto, y a partir de la semana que viene, el gobierno aprobará el inicio del procedimiento de exhumación, cuyos trámites se calcula que se puedan alargar hasta fines de año. De acuerdo con la videpresidenta española, Carmen Calvo, esta es una decisión que debió haberse tomado hace mucho tiempo:

“Es completamente inasumible para una democracia madura que tenga una tumba de Estado en un lugar público. Por la paz, la concordia y la dignidad de las víctimas de la Guerra Civil, el Gobierno no puede perder ni un instante. No hay ninguna democracia que sostenga esa situación, no es compatible con una tumba de Estado en la que se sigue exaltando la tumba de Franco”.

El decreto básicamente indica que en el mausoleo del Valle de los Caídos no podrá reposar el cuerpo de ninguna persona que no haya fallecido en la Guerra Civil, haciendo de Franco el único cuerpo que conforma la excepción. Además, si tomamos en cuenta el hecho de que el lugar fue construido por presos políticos y que no había exigencias de que Franco debiera reposar allí (la orden la dio el rey Juan Carlos I) la justificación de una tumba esplendorosa para el dictador es poca.

Hasta hace poco, aproximadamente 140.000 de sus opositores yacían en tumbas sin nombre en toda España, enterrados donde fueron ejecutados durante y después de la guerra civil hasta 1975. Pese a que “para facilitar la transición a la democracia” después de la muerte de Franco, todos los partidos políticos acordaron un “pacto de silencio”, dejando los crímenes de la guerra civil y sus secuelas como “asuntos pendientes”, haciendo que nadie fuera juzgado por sus crímenes, y a pesar de los planes para establecer una comisión de la verdad, quienes cometieron atrocidades bajo la dictadura siguen protegidos por una amnistía.

A continuación, todo lo que debes saber acerca de la exhumación de los restos de Franco:

1. La familia tendrá 15 días para alegar

El gobierno español dijo que la familia del dictador será escuchada, y que en las próximas dos semanas podrán apelar (algo difícil cuando se trata de una ley) o dar su opinión al respecto, en especial cuando se trate del lugar de descanso final de Franco. Todos los alegatos en contra de la decisión serán escuchados y tomados en cuenta siempre y cuando tengan respaldo legal.

2. El gobierno decidirá dónde sepultarlo si la familia no lo hace

Según declaró la vicepresidenta Carmen Calvo en la mañana de hoy, “en el caso de que la familia discrepe o no plantee ningún lugar para Franco, será mediante un procedimiento que el Gobierno decida a qué lugar digno y respetuoso se trasladan los restos de Franco”. La idea es que la familia pueda tener la decisión final para una ceremonia privada, pero al no dar indicación alguna, podrían forzar al gobierno hacer un funeral de estado.

3. No se sabrá con exactitud la fecha de la exhumación

De acuerdo con el diario El País, la fecha exacta en la que los técnicos levantarán la losa que cubre la tumba del dictador es una incógnita, pues el gobierno quiere que así sea hasta el final. La vicesecretaria general y portavoz parlamentaria del PSOE, Adriana Lastra, confirmó que la intención es que no se informe del día concreto para evitar protestas e incidentes.

4. La Fundación Francisco Franco considera la decisión un crimen

Luego de la decisión, la Fundación Francisco Franco avisó de manera formal al gobierno español que puede incurrir en un delito de prevaricación al utilizar el decreto ley aprobado este viernes por el Consejo de Ministros para extraer los restos mortales del Valle de los Caídos, según declaró Francisco Martínez-Bordiú, uno de los nietos del dictador, a través de una entrevista. Al parecer, la familia del dictador apoya la tesis delictiva.

5. Ya hay protestas al respecto

Desde el mismo Valle de los Caídos, decenas de personas consideraron la decisión “una falta de respeto a la memoria de Franco”, mientras otros dijeron que “no había urgencia” por hacerlo a través de un decreto. Lo cierto es que el gobierno apoya por completo la medida tomada pues “por respeto a las víctimas”, así como diversos informes nacionales e internacionales (incluyendo uno de la ONU), y les parece que después de más de 4 décadas, la salida de Franco del lugar era algo que debía hacerse.

Despues de leer, ¿qué te pareció?