Si te gusta seguir de cerca las noticias (y los chismes) del mundo de la música, es bastante probable que hayas visto que esta semana el nuevo beef del hip hop está protagonizado por los raperos Nicki Minaj y Travis Scott. Todo comenzó el lunes, cuando Astroworld de Travis Scott llegó al numero 1 de la cartelera Hot 200 de Billboard por segunda semana consecutiva, atrayendo la ira de Nicki, cuyo álbum Queen se había lanzado el viernes. Minaj criticó públicamente a Scott y su novia Kylie Jenner por la la promoción desleal del álbum, que incluyeron ropa y boletos de conciertos empaquetados con el disco.

Según Minaj, las ventas de la línea de ropa asociadas al disco (promocionadas por Kylie en su Instagram aprovechando su status de poderosa influencer) llevó a más de 50,000 unidades extras en ventas de Astroworld. “Hablé con él. Él sabe que no tiene el álbum N° 1 esta semana”. En otro tweet, Nicki agregó, “puse mi sangre, sudor y lágrimas al escribir un álbum increíble solo para que Travis Scott le pidiera a Kylie Jenner que publicara un post pidiéndole a la gente que fuera a verla a ella y a Stormi. Jaja. Realmente me estoy riendo. Tengo el número 1 en 86 países”.

Los tweets de Nicki sobre el "robo" del número 1 de su disco. Imagen: Twitter/Nicki Minaj

Los tweets de Nicki sobre el “robo” del número 1 de su disco. Imagen: Twitter/Nicki Minaj

Luego de evitarse en la alfombra roja de los VMAs el día lunes, culpar a Spotify de la poca promoción del disco (le pusieron una valla gigante en Times Square en NYC), Nicki volvió a referirse a la “trampa” de Scott en su programa de Beats 1, Queen Radio, en el que se descargó sin pelos en la lengua, llamado a Travis el “hoe nigga” de la semana

“Lo que no vamos a hacer es que este madito hombre autotune venga aquí a vendernos sus putos suéteres y les diga a todos que vendió medio millón de malditos álbumes, porque no lo hizo. ¡Maldito esúpido! ¡Eres un hombre! Tienes a tu novia publicando pases de gira diciendo que vendiste discos, para esto. ¡Detenlo ya!”

Si bien la estrategia de vender un un álbum con entradas para conciertos no es nada nuevo, Billboard afirma que el álbum se debe descargar o canjear para que cuente como una venta. oficial. La propia Minaj lo ha hecho anteriormente, entregando discos físicos de Queen con los boletos de la gira NickiHndrxx (que por cierto se canceló esta semana: unos dicen que fue por pocas ventas, otros por falta de tiempo de ensayo). Lo cierto es que la denuncia de la rapera nos lleva a un problema mucho más preocupante en el mundo de la música: el nuevo cálculo de ventas que incluye streaming.

Streaming =/= ventas

Hace unos días nos enteramos de que Post Malone había roto un récord de Michael Jackson, y recientemente, Billboard también informó que un álbum recopilatorio de The Eagles había superado las ventas de Thriller, un ícono musical irrepetible. Muchos se han preguntado cuál es la fórmula que las carteleras ahora utilizan para determinar que es lo que hace realmente que un disco sea el número uno de la semana.

En una era de streaming y de nichos de Internet en donde los fanáticos siguen de manera fiel a los artistas sin importar qué tantas ventas tengan, ¿tiene algún tipo de importancia ser el disco número uno en ventas cuando el streaming conforma el 75% del universo de escucha de música en el 2018? Si bien es cierto que aún hay personas que se mantienen fieles al formato físico en CD, vinilo y hasta cassette, lo cierto es que hoy en día ningún artista tiene el poder de vender físicamente lo que Michael Jackson vendía en los 80. Así que, ¿por qué hoy en día hay artistas que solo con streams superan récords a cada momento?

Aunque este beef con Travis Scott es en su fondo una tontería de dos millonarios peléándose por status, Nicki sí tiene razón en algo: las cifras de ventas y de streaming desde el año pasado parecen estar infladas constantemente.

Los números de la discordia

Cifras de algunos de los streams históricos (y debatidos) de Tidal. Imagen: Vice News

Cifras de algunos de los streams históricos (y debatidos) de Tidal. Imagen: Vice News

Desde el año pasado, las listas ahora se calculan no con “una fórmula estrictamente basada en las ventas, sino en un cálculo de consumo multimétrico que incluye ventas de álbumes tradicionales, ventas digitales y reproducciones por streaming”, y la verdad es que nadie sabe qué porcentaje de influencia tienen cada uno de estos renglones, pero al parecer las reproducciones de streaming parecen ser las más poderosas.

¿Por qué asumimos esto? Este mismo año hubo denuncias de que Tidal había inflado los números de los streams de Beyoncé en la plataforma para obtener mejores posiciones en las carteleras; Stereogum hizo un reportaje a profundidad que explicaba por qué los números de streaming del récord del disco Views de Drake eran humanamente imposibles de lograr, y el mismo Kanye West  ha sido acusado de formar parte de la conspiración de los números fraudulentos.

Si bien lo más honesto sería tener una cartelera Hot 100 exclusivamente para streaming que sumara las cifras de todas las plataformas alrededor del mundo, ¿cómo confiar en servicios que al parecer siguen sirviendo los intereses de grandes disqueras? Al menos SoundCloud tiene las reproducciones por track a la vista de todo el mundo.

Ahora, ¿cómo respondemos la pregunta de nuestro título? Tal vez diciendo que cuando Travis Scott tiene de pareja a la influencer más pesada de Instagram voltear cifras de ventas de discos es posible con cualquier truco. Aún seguimos guiándonos por las reproducciones de YouTube, por la cantidad de likes, por la cantidad de “ventas”, como si eso fuese un símbolo de calidad irrefutable en estos días. Si el disco debut de Post Malone puede superar un récord de una obra maestra como Thriller, ¿sigue importando ser el número uno, Nicki?

Despues de leer, ¿qué te pareció?