La edición número 57 de la Bienal de Venecia está oficialmente inaugurada, y en esta nueva entrega, 120 artistas estarán participando en la exposición internacional que tendrá como slogan Viva Arte Viva y que será curada por Christine Macel con la representación de 51 países con pabellones históricos en el Giardini, en el Arsenale y en el centro histórico de Venecia, y cuatro de ellos formarán parte de la Bienale por primera vez: Antigua y Barbuda, Kiribati, Nigeria y Kazajistán.

Para los visitantes del evento será sin duda una experiencia única, y ya la prensa especializada está comentando acerca de varios pabellones que han llamado la atención, como el de Corea, lleno de neón; e de Alemania, inspirado en Fausto; y el de Francia, centrado en performances e instalaciones de sonido.

Ya que debido a la geografía muchos no podremos acercarnos personalmente al Giardini a disfrutar en vivo de la explosión de arte que la Bienale de Venecia tendrá para ofrecer, hicimos una selección con algunos de los pabellones más impactantes de la edición de este año.

1. Alemania: Faust de Anne Imhof | Curadora: Susanne Pfeffer

Alemania

Fotografía: Francesco Galli

En su primera presentación, el pabellón alemán ya ha provocado un frenesí de Instagram, pues los visitantes caminan sobre plataformas de vidrio elevadas con metal y más vidrio en el que actores inspirados en la obra Fausto de Goethe vagan por tres salas distintas para abordar la dinámica del poder, la política sexual y la alienación en un mundo obsesionado por la tecnología.

2. Corea: Counterbalance: The Stone and The Mountain de Cody Choi y Wan Lee | Curador: Lee Daehyung

Korea

Fotografía: Casey Kelbaugh

El pabellón coreano recibe a sus visitantes con un mashup de esculturas en neón como una muestra colorida de capitalismo que evoluciona en una instalación sobre la cultura y la política del país a través del reflejo de personas de diversas generaciones. Con videoarte, exploran el fenómeno de la globalización que cierra con una colección kitsch de recortes de prensa, efímera e imágenes que sirven como marco para una instalación que explica con 600 relojes cuánto se debe trabajar en corea para costearse una comida.

3. Reino Unido: Folly de Phyllida Barlow | Curadoras: Delphine Allier y Harriet Cooper

Reino Unido

Fotografía: Casey Kelbaugh

El Reino Unido recibe a sus visitantes con esculturas fantásticas que cuelgan del techo, invitando a los espectadores a descubrir la relación entre el teatro y la arquitectura y entre la realidad y la ficción con materiales cotidianos que se trasforman en juguetes improvisados que vistos con cuidado, también sirven como un augurio de oscuridad.

4. Túnez: The Absence of Paths | Curadora: Lina Lazaar

Túnez

Fotografía: Francesco Galli

En el pabellón de Túnez, la temática es muy directa: la crisis de refugiados que afecta a todo el continente europeo, en donde  grandes masas migratorias mueren en el camino, y cuando llegan a su destino, muchas veces son tratados como animales. Cada quiosco de Túnez está ocupado por jóvenes de ese país que emiten a los visitantes documentos de viaje llamados Freesas, que los visitantes validan estampando su huella digital, firmando un acuerdo intangible para “respaldar una filosofía de libertad de movimiento universal sin la necesidad de una sanción estatal arbitraria”.

5. Francia: Studio Venezia de Xavier Veilhan | Curadores: Lionel Bocier y Christian Marclay

Francia

Fotografía: Casey Kelbaugh

Francia transformó su pabellón en un estudio en el que durante los días que permanezca la Biennale, más de 60 músicos invitados puedan tocar extraños instrumentos para todos los visitantes, y explorar el espacio acústico inspirado en la escuela Bauhaus y el Black Mountain College. Muchos de los instrumentos son reales, pero otros fueron creados con formas y materiales inusuales para inspirar la creatividad.

6. Italia: Il mondo magico de Giorgio Andreotta Calò, Roberto Cuoghi y Adelita Husni-Bey | Curadora: Cecilia Alemani

Italia

Fotografía: Casey Kelbaugh

Inspirados por la idea de que en tiempos difíciles los seres humanos tienden a encontrar calma en lo místico, estos tres artistas crearon tres espacios distintos para representar a su país: en el primero, máquinas recrean la imagen del Cristo en la cruz en tamaño real que luego son colocadas en lo que parece ser un laboratorio; en la segunda unas cartas de tarot invitan al público a un performance sobre raíces y orígenes; y en la tercera, una instalación surrealista invita a recorrer el pabellón a través de túneles de acrílico.

7. Rumania: Apparitions de Geta Brătescu | Curadora: Magda Radu

Rumania

Fotografía: Casey Kelbaugh

La artista Geta Brătescu está representada por una selección de sus obras abstractas y conceptuales en una breve retrospectiva en donde se describe su progresión artística, comenzando con las obras que creó bajo el gobierno comunista de Nicolae Ceausescu desde los años sesenta hasta los ochenta. Explorando temas como la resistencia, la fuerza femenina y la mitología, las numerosas obras abarcan la forma, la textura y la manipulación cromática en figuras que imitan los altibajos de las emociones y los genitales femeninos representados metafóricamente por laberintos.

Despues de leer, ¿qué te pareció?