El mundo de la música se sacudió el día de ayer luego de que surgieran alegatos de que Philip Anschutz, el presidente de AEG Live, había estado financiando durante los últimos años organizaciones dedicadas a defender agendas anti-LGBTQ y que también refutaban el cambio climático. Lo peor de estas acusaciones es que los fondos provenientes del festival de Coachella estaban siendo utilizados para financiar estas causas por varios años.

Luego del alboroto, Anschutz decidió hacer una serie de declaraciones al respecto a la revista Rolling Stone, en las que afirma que todas estas denuncias son “basura” y “noticias falsas”.

“Ni yo ni la Fundación damos dinero a ninguna organización con el propósito o la expectativa de que financie iniciativas anti-LGBTQ, y cuando ha llegado a mis manos o a las de la Fundación Anschutz que ciertas organizaciones que apoyan tales causas han sido financiadas, hemos cesado inmediatamente todas las contribuciones a tales grupos.”

Luego de que la compañía fuese cuestionada acerca de si alguna vez habían donado dinero a grupos de odio, un representante de la fundación dijo sencillamente: “Hemos cesado de manera inmediata las contribuciones a estas organizaciones.”

Hmmm. Al menos parece que el escándalo los ha hecho reaccionar, y aunque Anschutz parece insinuar que las donaciones eran cosa del pasado, el representante de la Fundación hace ver que fue una decisión reciente. En todo caso, es posible que la opinión pública haya tenido influencia en la decisión.

Esta semana, se informó el lineup oficial del festival que se llevará a cabo en el mes de abril, y que tendrá como headliners a Radiohead, Kendrick Lamar y Beyoncé que además es la primera mujer en encabezar el cartel en 10 años.

Despues de leer, ¿qué te pareció?