Dominic Bracco II es fotógrafo, artista visual, dramaturgo y periodista. Durante su carrera, ha recibido becas de los institutos W. Eugene Smith y Pulitzer Center y ha recibido numerosos premios por su trabajo, que publica para medios como National Geographic, The New York Times. Revista y The Washington Post.

En la actualidad reside en la Ciudad de Médixo, y en su serie The Backs of Men captura la dificultad de la vida en la frontera de México y los Estados Unidos, así como los llamados “campos de la muerte” de Honduras. El proyecto, que intenta romper las fronteras físicas y sociales que colocamos a nuestro alrededor, narra la manera en que la violencia y la pobreza siguen por un mismo camino en las vidas de los desplazados.

Sin embargo, en lugar de seguir el camino tradicional de los inmigrantes, Bracco intenta responder preguntas fundamentales sobre por qué las personas abandonan sus hogares y lo que les sucede a los que dejan atrás. El resultado es una mirada honesta a la conectividad de las Américas.

“Ser un fotógrafo documental es una profesión extraña. Pasamos mucho tiempo con las personas y las conocemos, y luego nos decimos a nosotros mismos que estamos haciendo un trabajo representativo que de alguna manera es importante o valioso para la sociedad. Solía sentirme de esta manera. Trabajé con pandillas callejeras y cárteles. Cubrí la violencia. Al final de esos años, llegué a casa con fotos. Un puñado de fotografías que apenas sumaban unos pocos minutos de mi vida y lo que había visto”.

Bracco considera que hace fotografías como una forma de tomar notas; de mirar profundamente el mismo lugar a través de diferentes paradigmas y luego darse cuenta de sus propias deficiencias como fotógrafo para expresar ideas realmente complejas. Dice que a veces, la mejor forma de contar una historia es simplemente contarla, pero jamás hubiese entendido la realidad que se vive en la frontera si no hubiese estado allí con su cámara.

Estas imágenes, que mezclan cotidianidad con violencia y dolor, viven en se espacio gris que hace que el espectador se sienta incómodo: es un recordatorio de que todos somos humanos, y capaces de hacer el bien y el mal en la misma medida: todo depende de las circunstancias a las que la vida nos lleve en determinado momento.

The Backs of Men. Fotografía: Dominic Braco II

The Backs of Men. Fotografía: Dominic Braco II

The Backs of Men. Fotografía: Dominic Braco II

The Backs of Men. Fotografía: Dominic Braco II

The Backs of Men. Fotografía: Dominic Braco II

The Backs of Men. Fotografía: Dominic Braco II

The Backs of Men. Fotografía: Dominic Braco II

The Backs of Men. Fotografía: Dominic Braco II

The Backs of Men. Fotografía: Dominic Braco II

The Backs of Men. Fotografía: Dominic Braco II

The Backs of Men. Fotografía: Dominic Braco II

The Backs of Men. Fotografía: Dominic Braco II

The Backs of Men. Fotografía: Dominic Braco II

The Backs of Men. Fotografía: Dominic Braco II

The Backs of Men. Fotografía: Dominic Braco II

The Backs of Men. Fotografía: Dominic Braco II

The Backs of Men. Fotografía: Dominic Braco II

The Backs of Men. Fotografía: Dominic Braco II

The Backs of Men. Fotografía: Dominic Braco II

The Backs of Men. Fotografía: Dominic Braco II

The Backs of Men. Fotografía: Dominic Braco II

The Backs of Men. Fotografía: Dominic Braco II

The Backs of Men. Fotografía: Dominic Braco II

The Backs of Men. Fotografía: Dominic Braco II

Despues de leer, ¿qué te pareció?