emmanuel lubezki 2

Para nadie es un secreto que Emmanuel “el Chivo” Lubezki es, en este preciso instante, el mejor director de fotografía del mundo. Con 51 años de edad, Lubezki ha trabajado con directores de la talla de Alonso Aráu, Steven Soderbergh, Mike Nichols, Michael Mann, Tim Burton, Terrence Malick, los hermanos Coen, y por supuesto, con Alfonso Cuarón y Alejandro González iñárritu, lo cual no solamente le ha otorgado el prestigio de sus pares, sino la envidiable posición de ser el único director de fotografía que ha obtenido el Oscar tres años en fila por su impecable trabajo.

¿Pero cuál es el secreto de Lubezki? Vamos a darle un vistazo a las características visuales que lo definen y que podemos ver en casi cada película en la que participa: la utilización de la luz natural, el encuadre, las tomas largas, el movimiento de la cámara y el lenguaje cinematográfico. Pero en especial cómo utiliza estos elementos en Gravity, Birdman y The Revenant, las tres películas que le hicieron merecedor del premio de la academia de ciencias y artes de Hollywood.

La utilización de la luz natural

Lubezki espera por sus tomas. Utiliza el espacio a su alrededor y cómo el mismo ve afectado por la luz. Este proceso podemos verlo claramente en The Revenant. Lubezki explica: “Cuando pones a alguien frente a una ventana, recibes el reflejo del cielo azul y las nubes y del sol rebotando en el césped y en la habitación en donde te encuentras. Estás viendo todos estos colores y una diferente calidad de luz. Es muy difícil volver a la luz artificial en la misma película. Estás configurando un tono, y la luz artificial se siente extraña e incómoda después de haber utilizado la natural.”

El encuadre de momentos

Lubezki siempre ha tenido una gran facilidad para enmarcar los personajes. Muchas veces emplea un estilo muy documental al encuadrar, evidente en Birdman y The Revenant, y el cual podemos relacionar no solamente con su idea del espacio y entorno natural que acabamos de describir, sino con la influencia de Terrence Malick, quien durante la filmación de The Tree of Life le recomendó a Lubezki actuar como un director de documentales para poder llegar a las locaciones con la intención de capturar ideas a través de los encuadres. Aquí la famosa escena en Times Square de Birdman:

Movimientos largos, suaves y fluidos

Lubezki utiliza la cámara como un pintor utiliza el pincel sobre el lienzo. No se trata solamente de hacer una toma larga, sino guiar cómo la cámara se mueve durante esa toma, sin importar cuánto dure. Por ejemplo, en la secuencia inicial de Gravity, Lubezki y Cuarón utilizan un movimiento fluido de cámara para cambiar de manera perfecta la perspectiva del público de momento a momento y personaje a personaje y así garantizar que la audiencia sienta una experiencia inmediata de inmersión.

Utilización del lenguaje cinematográfico

El cine es, sin duda, una forma de arte. Eso es un hecho. Pero muy rara vez se puede encontrar una combinación de director y cinematógrafo que pueda generar y elaborar una serie de imágenes que puedan mantenerse por sí solas sin la ayuda de grandes diálogos. Iñárritu y Lubezki tienen esta capacidad, permitiendo que las imágenes guíen al público. No es una tarea fácil, pero es extremadamente poderoso cuando se hace bien, puesto que las imágenes fluyen como notas en una composición musical y provocar una respuesta emocional más potente que una línea de diálogo. Para Lubezki, el lenguaje del cine es musical: abstracto, pero narrativo. Menos ensayado y más experimental que clásico.

Despues de leer, ¿qué te pareció?