Aunque sin duda el cannabis es una de las drogas más populares del mundo, para ciertas personas es a veces necesario dejar de fumarla, ya sea porque salen embarazadas, deciden cambiar de estilo de vida, o quizás porque la Iglesia de la Cienciología se lo pide. Sin embargo, hay muchos que pese a haber abandonado el hábito, siguen sintiendo los efectos de la marihuana, aunque tengan tiempo sin haberla tocado.

The Breakfast Club (1985)

The Breakfast Club (1985)

A las personas a quienes les sucede esto tienden a sentir las cosas a su alrededor fuera de foco, les dan ganas de reír, experimentan alucinaciones leves, y a veces les parece que el suelo se les mueve, como si estuvieran en otra parte. O mejor dicho, como si estuvieran teniendo un flashback de aquella sesión con su pipa de vidrio favorita.

¿Te ha pasado? No estás solo. Esta fue la experiencoa de RHJ44 en Reddit:

“Me comí un brownie con weed el domingo por la noche como a las 8:40pm, y la volada me duró hasta el día siguiente a las 6 de la tarde. Desde entonces, he estado teniendo flashbacks: en cualquier momento me regresa la sensación por unos segundos a nivel muy físico; no puedo sentir mi boca, o esta sensación extraña que tengo cuando deslizo mis manos en mis bolsillos mientras estoy volado. ¿Cómo puedo acabar con esto? Está empezando a hacerme sentir un poco incómodo.”

Pues bien, aquí viene la ciencia:

Algunos estudios han demostrado que se necesita algo de tiempo para que los consimidores de larga data puedan expulsar todo el THC de su sistema, incluso después de que ya han dejado de fumar. En este estudio de abstinencia realizado en 86 pesonas que podría calificarse como “usuarios crónicos” de cannabis, debieron pasar al menos 30 días para que un 32,7%  estuvieran técnicamente “limpios”, mientras que para un porcentaje menor, tuvieron que pasar 77 días. Otro estudio demostró que el THC puede ser detectado en el cuerpo más de 100 días después de la última vez que fumaste.

¿Por qué sucede esto? Pues investigaciones sugieren que el cannabis se almacena en nuestros tejidos grasos y se libera lentamente en la sangre con el tiempo. Por lo tanto, en teoría, es posible sentir los efectos de la marihuana mucho después de haberla fumado. Así que si tienes un par de kilos extra, tu cuerpo va a tener una reserva de weed, lo quieras o no.

Ahora tienes dos alternativas frente a ti: sigue fumando como lo haces, o sencillamente, enfréntate al mal rato de la desintoxicación total por algunos meses. Al menos, ya sabes lo que te espera.

Despues de leer, ¿qué te pareció?