Al menos 22 niños y seis adultos fallecieron este miércoles después de una serie de ataques que se presume vinieron de fuerzas sirias o rusas en sobre un complejo escolar en la provincia de Idlib, controlada por rebeldes de Siria, en lo que se piensa que es uno de los peores ataques contra niños de este conflicto. Activistas y el servicio de defensa civil local en Idlib, que tiene como vecina a la ciudad de Alepo, envió los medios de comunicación imágenes demasiado gráficas para ser publicadas, en donde se veía a niños entre siete y diez años de edad víctimas de al menos seis ataques directos en el pueblo de Hass.

Los cuerpos de los niños fueron cubiertos con mantas grises y depositados en la mezquita del pueblo junto a sus útiles escolares. Videos publicados por activistas mostraban el humo que salía de los edificios en Hass y a los equipos de rescate llevando a personas muertas o heridas de lejos de un camino cubierto de polvo sobre el que otros edificios también habían sido destruidos.

Unicef dijo que un total de 27 personas murieron en los ataques, mientras que el Observatorio Sirio en el Reino Unido para los Derechos Humanos puso la cifra en 35. El director de Unicef, Anthony Lake, dijo en un comunicado que este es, históricamente, el peor ataque a un grupo de niños en la sangrienta guerra civil de Siria.

“Esto es una tragedia. Es un ultraje. Y si fue deliberado, es un crimen de guerra. ¿Cuándo tendrán la misma fuerza la insistencia de la comunidad internacional de que esto debe parar con la repulsión del mundo entero por tal barbaridad?”

Las fuerzas del gobierno sirio y su aliado, Rusia, han sido acusados por grupos de derechos y gobiernos occidentales de llevar a cabo ataques indiscriminados contra infraestructuras civiles en el pasado, y particularmente en la nueva ofensiva para retomar partes controladas por los rebeldes de la ciudad de Alepo. Moscú dijo el miércoles que los aviones de combate rusos ni los sirios han lanzado bombas sobre Alepo y lugares aledaños en los últimos nueve días.

El ataque del miércoles elevó el número de civiles muertos en ataques aéreos en Idlib a 89 en los últimos siete días. Amnistía Internacional, por su parte, emitió un nuevo llamado a los EE.UU. para que respondan a los informes que reportan que más de 300 bajas civiles por ataques aéreos de la coalición se han dado en los últimos meses por acciones del gobierno estadounidense, y pidieron una investigación a fondo.

Despues de leer, ¿qué te pareció?