Si le preguntas a la persona promedio que te diga algo sobre la moda goth, lo más probable es que lo primero que digan sea la palabra “negro”, y si bien es cierto que a los goths les encanta vestirse en el lado más oscuro del espectro del color, el estilo es mucho más que eso, delineador pesado y botas de combate. Si alguna vez te has preguntado sobre el origen del goth look y cómo ha evolucionado a lo largo de los años, llegaste al sitio correcto.

Todos sabemos que la subcultura goth se inició junto al punk a finales de los años 70 y a principio de los años 80 como parte de la escena de la música rock gótica que incluía a bandas como Joy Division, The Cure, Bauhaus y Siouxsie y The Banshees. A medida que la subcultura crecía, sus miembros comenzaron a a asociarse con cierto estilo de ropa, en su mayoría de colores oscuro (está bien, negro), y que incluía texturas como cuero, medias de mallas, corsets y accesorios religiosos o relacionados con lo oculto, que complementados con una piel pálida, maquillaje fuerte y oscuro y cabello negro teñido, era una respuesta a la extravagancia multicolor de la era disco.

The Craft

Fotografía: Columbia Pictures

El romanticismo gótico y el avant-garde alemán

Sin embargo, esta estética tiene una historia mucho más antigua que se remonta a las eras victoriana e isabelina, caracterizadas por cuellos altos con volantes, mangas de encaje abiertas y altos sombreros, que debían llevarse por largos períodos de tiempo durante el luto. Mucho se ha comentado acerca del extraño culto y fascinación por la muerte que la era victoriana tenía (retratos post-mortem; literatura gótica, que de alguna manera equilibraba horror y romanticismo), así que de alguna manera la subcultura goth decidió adoptar estos elementos durante los años 80, combinado con el avant-garde artístico de Berlín de los años 20 y algunos de sus representantes.

Theda Bara

Theda Bara en 1917. Fotografía: Archivo/Getty

Uno de los primeros íconos del goth fue la actriz estadounidense del cine mudo, Theda Bara, quien trabajó hasta mediados de los años veinte y se presentaba como una mujer poderosa; como una sacerdotisa pagana que no tenía miedo de aparecer en la pantalla prácticamente desnuda, a excepción de algunos trajes de tela translúcida. Bara introdujo dos aspectos de la cultura goth que más tarde se convertirían en parte inseparable del look: el delgado y negro delineador, y la combinación de un encanto seductor y de otro mundo en una sola persona. Casualmente, Bara tenía el podo de vampira, por lo que el término pronto entró en el vocabulario como una descripción de femme fatale, que también podríamos utilizado para describir a la legendaria Siouxsie Sioux, cuyo maquillaje es una influencia directa de Bara.

Fotografía: Archivo

Otra de las pioneras del goth look fue la bailarina alemana Anita Berber, quien se hizo famosa por rutinas de baile experimentales, llenas de decadencia y teatralidad, así como por su estilo único con el que destacaba con un corte de cabello estilo bob en tono rojo intenso, inmortalizado en un cuadro del pintor Otto Dix. Este fue el inicio de las innumerables referencias a la estética del cabaret de los años 20 en Berlín, lleno de espíritu decadente. Por lo general, los artistas de cabaret estaban en contra del sistema, exhibiendo su sexualidad y siendo la imagen de un estilo de vida libertino que se burlaban del creciente partido Nazi, ya que muchos animadores y anfitriones eran homosexuales o judíos.

Goth moderno, látex y fetiches

the rocky Horror Picture show

Fotografía: 20th Century Fox

Otra de las influencias más directas sobre el estilo goth fue la película The Rocky Horror Picture Show, en especial gracias a Tim Curry y su Dr. Frank-N-Furter. ¿Alguien lo duda, viendo una foto de Robert Smith de The Cure en los años 80? Sin embargo, durante las últimas tres décadas, el goth look sin duda ha evolucionado: a finales de los 90 y principios de la década pasada, diseñadores como Alexander McQueen, Jean-Paul Gaultier, Christian Lacroix y Rodarte comenzaron a debutar colecciones que incluían características románticas y goth. Sus modelos fueron descritas como fantasmas glamorosos y que llevaban puesta gran variedad de trahes de encajes hasta looks más estructurados con cuellos altos y acentos de cuero, que fue denominado Haute Goth.


También podemos mencionar diferentes goth looks dentro de la subcultura: como los medievales, que tienden a llevar piezas de seda, satén y terciopelo; las lolitas goth, que llevan faldas cortas con armadores, zapatos mary jane de plataforma y calcetines a media pierna; los metaleros goth, que usan cinturones hechos de balas, mucho cuero y púas; o los goth fetichistas con trajes hechos de látex y parafernalia BDSM.

Marilyn Manson

Fotografía: Asia Argento

Tampoco podemos dejar de lado a los goths más modernos como Marilyn Manson, que tienen la tendencia a ser un poco más flexibles sobre todo a la hora del color del cabello, pero mantienen elementos clásicos, como el color negro, el maquillaje y las botas de combate; a los steampunk, que combinan elementos victorianos con neofuturismo, y a los primos lejanos de los goth, los emo, que aunque sólo comparten un look oscuro y no muchas bandas en común, no pueden negar que provienen del mismo árbol genealógico.

Hoy en día, el estilo goth sigue siendo una de las mayores influencias en el mundo de la moda; pero no sólo en las grandes casas y en las grandes marcas, sino en la cotidianidad de los looks del día a día y del streetwear, con tendencias tales como el Health Goth, que combina texturas y siluetas más urbanas con colores oscuros, y el Pastel Goth, que como su nombre lo dice, incorpora tonalidades pastel para balancear un estilo más oscuro. Durante más de 40 años, el goth sigue manteniéndose vigente, pues sin importar el tiempo que pase, siempre habrá alguien que disfrute de la atracción del lado más oscuro de la belleza.

Despues de leer, ¿qué te pareció?