Cambios hormonales, fluctuaciones de peso y apetito, acné, riesgos de enfermedades del corazón, accidentes cerebro-vasculares, cambios de humor, depresión y más. Todas las mujeres que alguna vez han tomado pastillas anticonceptivas por una razón u otra (recordemos que también sirven para pacientes con problemas para el endometrio, entre otras cosas), saben que con cada paquete, además de impedir un embarazo, viene una caja de pandora en micro píldoras.

Y ahora, al fin después de lo que han sido décadas de quejas ante los médicos (que siempre dicen que no, no es nada, no son las pastillas, son ideas tuyas) acerca de los efectos secundarios, por fin un estudio científico confirma que los contraceptivos orales le están arruinando la vida a las mujeres.

Investigadores del Instituto Karolinska en Suecia trabajaron junto a la Escuela de Economía de Estocolmo para descubrir una conexión potencial entre las píldoras anticonceptivas y su efecto general sobre el bienestar femenino,  y de acuerdo con Angelica Linden Hirschberg, profesora del Departamento de Salud de Mujeres y Niños del Instituto Karolinska y autora del estudio, era necesario hacer una investigación a profundidad.

“A pesar de que aproximadamente 100 millones de mujeres en todo el mundo usan píldoras anticonceptivas, sabemos sorprendentemente poco hoy sobre el efecto de la píldora en la salud de la mujer”.

Linden y su equipo administraron placebos o píldoras anticonceptivas con etinilestradiol y levonorgestrel a 340 mujeres entre los 18 y los 35 años, concluyendo al final de tres meses que las mujeres que tomaron la píldora combinada reportaron menor autocontrol, energía y estado de ánimo general. Suena familiar, ¿no?

El estudio hizo hincapié en el impacto negativo del anticonceptivo en la calidad de vida de la mujer y cómo debe ser planteado a cualquiera que esté considerando un récipe médico. Aunque las probabilidades de depresión no son necesariamente grandes, todavía hay síntomas relacionados que se pueden producir si una mujer toma anticonceptivos orales durante mucho tiempo.

“A esta posible degradación de la calidad de vida debe prestársele mucha atención y tenerla en cuenta junto con cada prescripción de píldoras anticonceptivas, así como al elegir un método de anticoncepción”.

Pese a que hasta ahora han existido innumerables artículos, estudios y hasta evidencia anecddotal al respecto, nunca se había hecho una investigación de fondo como ésta. No es difícil pensar que si hubiesen sido hombres los que hubiesen reportado todas estas molestias a causa de un anticonceptivo oral (que por cierto ninguno pudo soportar en una prueba), estamos seguros de que ya habría una mejor alternativa. Mientras tanto, mujeres, tomen una decisión informada.

Despues de leer, ¿qué te pareció?