Espera un poco!

No tienes nada aún. ¿Ya viste lo nuevo en nuestra Store?

Ayy, close that door, we blowin' smoke
Perspectives

¿Cómo será el futuro de Brasil bajo el mando de Jair Bolsonaro?

Una seguidora de Jair Bolsonaro durante la juramentación del nuevo presidente. Fotografía: Silvia Izquierdo/AP
Words mor.bo

Nuevo año, nuevo presidente: tal como se esperaba, Brasil recibió el año 2019 con la juramentación de su nuevo líder político de la extrema derecha, Jair Bolsonaro, quien en su discurso a la nación el día martes afirmó que hará todo lo posible para que su país sea “liberado del socialismo y la corrección política”.

El ex congresista de 63 años de edad llegó al poder con una agenda anticorrupción y pro-armas que ha dado nuevo impulso y energías a los conservadores brasileños y a los partidarios de la derecha después de cuatro victorias consecutivas de la izquierda en las elecciones presidenciales. Las festividades en Brasilia comenzaron con una procesión de caravanas a lo largo de la carretera principal que lleva al Congreso y otros edificios gubernamentales encabezadas por Bolsonaro y su esposa, Michelle, quienes pasearon de pie en un Rolls-Royce de techo abierto desde donde saludaron a miles de espectadores.

Una vez dentro del Congreso, Bolsonaro leyó un breve discurso que incluía muchas de las posiciones de extrema derecha que sostuvo durante su campaña. Prometió combatir la enseñanza de la “ideología de género” en las escuelas, “respetar nuestra tradición judeocristiana” y “preparar a los niños para el mercado laboral, no para la militancia política”.

“Hago un llamado a todos los congresistas para que me ayuden a rescatar a Brasil de la corrupción, la criminalidad y la sumisión ideológica”.

El discurso tuvo un importante fanático en los Estados Unidos: el presidente Donald Trump, quien alabó las palabras de Bolsonaro y reafirmó el apoyo de su país hacia el nuevo gobierno de Brasil.

¿Qué se viene para Brasil?

Jair Bolsonaro en su toma de posesión. Imagen: Pilar Olivares/Reuters

Jair Bolsonaro en su toma de posesión. Imagen: Pilar Olivares/Reuters

Sin embargo, pese al apoyo de Trump y de Benjamin Netanyahu de Israel, el futuro de Brasil en manos de Bolsonaro parece encontrarse en una dicotomía: mientras los inversionistas esperan que la posición de libre mercado de Bolsonaro revitalice la economía de Brasil, la octava más grande del mundo, los ecologistas y grupos de derechos civiles y derechos humanos temen que reverse las protecciones para la selva amazónica y afloje los controles de armas en un país que ya tiene el número más alto del mundo en asesinatos.

Se espera que Bolsonaro busque realinear a Brasil internacionalmente, alejándose de los aliados de naciones en vías de desarrollo y acercándose a las políticas de los líderes occidentales, particularmente a las del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, quien envió al secretario de estado Mike Pompeo a su toma de posesión. Como una clara señal de ese cambio diplomático, Bolsonaro planea trasladar la embajada brasileña en Israel de Tel Aviv a Jerusalén, rompiendo con el apoyo tradicional de Brasil a una solución de dos estados para el problema palestino.

Respaldado masivamente por los sectores conservadores de Brasil, incluyendo a las iglesias cristianas evangélicas, es probable que Bolsonaro bloquee cualquier intento de legalizar el aborto, incluso más allá de las limitadas excepciones actuales. Además, la eliminación de la educación sexual inclusiva de las escuelas públicas será una prioridad, oponiéndose a lo que él llama el “marxismo cultural” introducido por los gobiernos de izquierda recientes. Por otra parte, definitivamente hay que decirle adiós a cualquier política que beneficie a la comunidad LGBTQI+ de Brasil, la cual incluso espera que se revierta la legalización del matrimonio igualitario.

Sin embargo, una de las promesas de Bolsonaro que más preocupan es su intención de seguir el ejemplo de Trump y sacar a Brasil del acuerdo sobre el cambio climático de París, que ha preocupado a los ambientalistas, y que al igual que sus planes para construir represas hidroeléctricas en el Amazonas y abrir a la minería a través de las reservas de los pueblos indígenas que son vistos como los últimos custodios de los bosques más grandes del mundo, el panorama es bastante oscuro.

De hecho, los cambios comenzaron hoy, cuando el nuevo presidente brasileño emitió una orden ejecutiva que le daba el poder al Ministerio de Agricultura de ser el responsable de decidir sobre las tierras reclamadas por los pueblos indígenas de ese país, en una victoria para la agroindustria. Como se imaginan, la medida despertó la preocupación entre los ambientalistas y los grupos de derechos indígenas, pues abrirá la vasta selva tropical del Amazonas y otras áreas ecológicamente sensibles de Brasil a una mayor explotación comercial.

Vale la pena destacar que siete de los 22 ministros del gabinete de Bolsonaro son ex militares, más que en cualquier administración durante la dictadura de 1964-1985 en Brasil, lo cual ha provocado temores entre sus adversarios de un retorno al gobierno autocrático, pero Bolsonaro insiste en que respetará la constitución del país.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 1
    Me gustó
  • Me prendió
  • Lo amé
  • 12
    Me deprime
  • WTF!
  • Me confunde
Magazine

ISSUE #02

CLP $5.000
Limpiar

¿Podrías estar sufriendo de anorexia sexual sin saberlo? Los adictos al sexo se “sobrealimentan” a través de la promiscuidad o el comportamiento de alto riesgo, los anoréxicos sexuales se “mueren de hambre”, negándose a sí mismos el placer de las relaciones, las citas, el amor y una conexión genuina con los demás. More