La diseñadora Claire Yurika Davis es originaria de Londres, pero creció en la campiña inglesa cerca de Cambridge, cuya calma no se correspondía con sus ambiciones.

Apenas se graduó de la secundaria regresó una vez más a la capital británica a estudiar diseño de modas, y gracias a sus influencias jamaiquinas y japonesas (que por cierto tiene en su propio ADN gracias a sus padres), terminó formando la marca Hanger, que ya tiene unos cuatro años en el mercado internacional.

Sus diseños no tienen una agenda escondida: lo que más le gusta a Claire es hacer ropa que a ella misma le gustaría llevar puesta. Para ella, lo más importante son los textiles, y cómo los materiales se sienten cuando está trabajando con ellos, siempre y cuando sean de origen ético y amigables con el medio ambiente.

Hanger Season 7

Fotografía: Hanger

Hablando de materiales, los diseños de Claire tienden a ser hechos en telas consideradas fetiche, como el látex, un material que quiere sacar del mundo del fetiche para incluirlo en el ready-to wear con siluetas favorecedoras. Su colección más reciente (ya la séptima de su marca) está inspirada en las pandillas femeninas japonesas, conocidas como Bosozoku.

La paleta de colores es estricta pero icónica: con rojo, negro, plata y látex transparente que Davis utiliza a su favor con diseños inspirados en la cultura japonesa pero también en la comodidad y las siluetas que puedan favorecer a quienes la usan. Desde conjuntos de chaqueta y pantalón, pasando por bodies con estampados tribales y de máscaras demónicas Hannya, Hangar nos muestra que es posible llevar el látex del fetiche al mainstream de la moda.

Hanger Season 7

Fotografía: Hanger

Hanger Season 7

Fotografía: Hanger

Hanger Season 7

Fotografía: Hanger

Hanger Season 7

Fotografía: Hanger

Despues de leer, ¿qué te pareció?