Espera un poco!

No tienes nada aún.

Ayy, close that door, we blowin' smoke
Perspectives

Chile: La brutalidad y deshumanización del suicidio en la era de los “likes”

Escenas vividas la mañana de hoy en el Mall Costanera Center de Santiago. Fotografía: Agencia Uno
Words mor.bo

Esta mañana, se repitió un episodio que lamentablemente se ha vuelto común en el Mall Costanera Center de Santiago: una mujer de 27 años de edad, trabajadora de la tienda Fallabella, ingirió el contenido de un frasco de cianuro mientras se encontraba en las instalaciones del local, causándonse no sólo la muerte, sino una alerta química en el sector. Un suceso parecido aconteció hace algunos días, cuando una estudiante de 20 años de edad del campus San Joaquín de la Universidad Católica falleció en circunstancias similares.

En los últimos años, el centro comercial ha sido el blanco de una serie de alarmantes suicidios desde su inauguración en el 2012: hombres y mujeres se han lanzado al vacío. Algunos dejaron notas explicando su decisión, otros sencillamente se dejaron caer desde cuatro o cinco pisos. Lo cierto es que la masiva edificación se ha convertido en un persistente escenario de noticias de crónica roja y de alertas de información que no cesan.

Sin embargo y pese a la creciente fama del lugar, los sucesos nunca impiden el normal desenvolvimiento de las actividades normales del Mall, sus tiendas y sus clientes. ¿Estaba usted de compras cuando ocurrió un suicidio en público? No hay problema, para ello hay carpas azules para cubrir el cuerpo mientras llega la policía. Por favor, disculpe las molestias, y continúe disfrutando de las instalaciones.

Una cifra alarmante, ¿qué sucede?

Uno de los suicidios ocurridos en el Mall, en el año 2014. Fotogrfaía: Agencia Uno

Uno de los suicidios ocurridos en el Mall, en el año 2014. Fotogrfaía: Agencia Uno

Si bien el número de suicidios en el Costanera Center en los últimos 5 años es preocupante, el número de suicidios en Chile lo es aún más. De acuerdo con un reporte de UNICEF publicado el pasado mes de julio por el diario El Dinamo, Chile ocupa el cuarto lugar en el mundo en suicidios juveniles: el 10,3% entre jóvenes entre los 15 y los 19 años de edad se quitan la vida, cuando el promedio entre los países Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico y de la Unión Europea se ubican alrededor del 6%.

De hecho, para la OCDE, Chile es el segundo país con la tasa más alta de suicidios entre los 35 países que la conforman, sólo superado por Corea del Sur. Esta no es la vez primera que se da a conocer la gravedad de estos números: de hecho, al menos desde el año 2013 Chile ha ocupado los primeros lugares en estas preocupantes estadísticas, por lo que el Ministerio de Salud en ese entonces dio inicio al Programa Nacional de Previsión del Suicidio, para el que el estado se comprometía en invertir  fondos estatales de un 5%.

Sin embargo, la problemática continúa. ¿Las causas? Según cuenta DiarioUChile, la depresión en nuestro país es una afección que cada vez golpea más a la población, ya que la padecen dos de cada diez personas, y representa el 47 por ciento de las licencias médicas, según datos de la Asociación Chilena de Seguridad, ACHS. El incremento y popularidad del bullying, en particular en las instituciones educativas, ocasiona que muchos jóvenes consideren el suicidio como una manera de terminar con su sufrimiento, cuando hay soluciones menos permanentes. Este mismo año, un adolescente se suicidó luego de que fuese suspendido por fumar marihuana en el baño de su colegio.

Lo cierto es que pese a contar con estudios y números alarmantes, aún parece que el estigma de la enfermedad mental es algo que no podemos sacudirnos socialmente: vemos noticias al respecto y nos decimos qué terrible es todo esto; tal vez discutimos el tema entre amigos o incluso sufrimos en silencio; pero no se habla de manera abierta, y ciertamente no se le da la misma importancia que a las afecciones físicas cuando pueden ser igual de mortales. Nadie anda por ahí diciéndole a un paciente de cáncer que sea fuerte y que lo supere, y que tal vez saliendo a la calle y entreteniéndose con los amigos se le pase.

Números sin rostro y deshumanización

Intento de suicidio en el Costanera Center, 2014. Fotografía: Publímetro

Intento de suicidio en el Costanera Center, 2014. Fotografía: Publímetro

En el año 2014, uno de los suicidios del Costanera Center se viralizó: personas que estaban en los alrededores del edificio capturaron el momento en que un hombre se desplomaba desde el piso 27, publicando el impactante momento de la muerte en redes sociales y convirtiendo esos últimos instantes de vida en un espectáculo masivo para ganar likes. Para la socióloga y académica de la Universidad de Chile, María Emilia Tijoux, este tipo de reacciones representan el estado de enajenación total que vive nuestra sociedad.

“Es, a mi modo de ver, la barbarie representada en la indiferencia de la sociedad. Costanera Center es un lugar al que va mucha gente, en familia, a pasear. Entonces es algo así como el triunfo de un mercado que logra que vaya a gastar todo el mundo, pero más me preocupa la indiferencia ante el dolor y las decisiones de un lugar, de una administración que siguen funcionando”.

Aunque hayamos estado comiéndonos un helado y terminemos presenciando el fin de una vida frente a nuestros propios ojos, el show debe continuar. La máquina no puede parar, pues hay ganancias que reportar, y horas de trabajo que seguir. Quizás, dentro de poco, el Mall se convierta en un mirador para quienes deseen ver un suicidio en vivo, como un episodio no tan lejano de Black Mirrory quizás la administración del lugar se nos adelante y haya que pagar por el privilegio. Suena macabro, pero en una sociedad donde un suicidio se trata como una molestia temporal para los consumidores, como si fuese una escalera mecánica dañada, todo es posible.

La única manera de humanizar situaciones como éstas es dejar de buscar tapar el sol con un dedo y hacerle frente a la crisis de suicidios que vive el país: deshacernos de los estigmas, de las ideas erróneas que rodean a las enfermedades mentales y sincerar la situación de muchas personas que consideran la muerte como la única salida. La mejor manera de arrancar el suicidio de las garras del sensacionalismo es hablando de él y quitándole la etiqueta de tabú. Vale la pena que algunos cuantos se sientan incómodos si al final terminamos salvando vidas.

Si tienes pensamientos suicidas, te recomendamos contactar a organizaciones como Fundación Chile Unido, Alianza Chilena contra la Depresión de la Universidad Austral, o el Programa RADAR de la Universidad de los Andes, quienes al igual que el Ministerio de Salud, están a tu orden. Chile también cuenta con el número telefónico 24 horas 131 o 600 360 7777, atendido por profesionales.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 66
    Me gustó
  • 2
    Me prendió
  • 12
    Lo amé
  • 26
    Me deprime
  • 2
    WTF!
  • 2
    Me confunde
No gender t-shirt SALE!

MOR.BO × Skinitchi

$15.000 $12.750
Limpiar

¿Podrías estar sufriendo de anorexia sexual sin saberlo? Los adictos al sexo se “sobrealimentan” a través de la promiscuidad o el comportamiento de alto riesgo, los anoréxicos sexuales se “mueren de hambre”, negándose a sí mismos el placer de las relaciones, las citas, el amor y una conexión genuina con los demás. + More