Esta semana, las autoridades argentinas le dieron muerte a una “narcopaloma” que los reos de la Colonia Penal de Santa Rosa, localizada en la provincia de La Pampa, utilizaban como mensajera. El ave, capturada el día de ayer, llevaba consigo una especie de mochila en el lomo en el que llevaba un cargamento variado: 44 pastillas de ansiolíticos, 3,5 gramos de marihuana mezclada con pastillas, 4 gramos de marihuana compactada y un pen drive.

De acuerdo con la policía local, se descubrió que los presos habían entrenado a la paloma para hacer hasta 10 viajes por día, así que se prepararon para interceptar la última incursión del ave. La paloma, inocente, recibió un disparo y murió en el acto, tal como lo relato el Servicio Penitenciario Federal de la Argentina, quien compartió la imagen del fallecido animal en redes sociales.

“Llevaba amarrado un retazo de tela con forma de mochila, en cuyo interior había estupefacientes, según arrojaron los análisis realizados mediante el narcotest”.

Esta no es la primera vez que delincuentes utilizan estos animales como mulas de drogas: meses atrás, la policía de Kuwait capturó a un ave que también llevaba consigo una mochila similar con 178 pastillas de ketamina, pero a diferencia de las autoridades argentinas, estos decidieron simplemente capturar al animal en vez de matarlo.

Además de palomas mensajeras, en varias cárceles alrededor del mundo se han descubierto dromes transportadores, que les permiten a los reos transportar cargas mayores por encima de los paredones de las prisiones y ser más precisos a la hora de las entregas. Sin embargo, las palomas siguen siendo un método preferido, ya que no levantan sospechas entre los guardias.

Despues de leer, ¿qué te pareció?