Espera un poco!

No tienes nada aún. ¿Ya viste lo nuevo en nuestra Store?

Ayy, close that door, we blowin' smoke
News Perspectives Style

Carcel, la firma danesa de ropa que empodera a mujeres encarceladas en Perú y Tailandia

Colección Carcel. Fotografía: Silvia Conde
Words mor.bo

A primera vista, las piezas de la firma danesa Carcel (sin acento, pero con el mismo significado) parecen salidas de un lujoso catálogo de lo más reciente de la moda escandinava: elegantes, de líneas limpias, con colores sobrios y contrastes llamativos, y realizados en telas como la lana de llama y la seda, que se ven y se sienten llenos de lujo y calidad. Las piezas se cotizan entre los 100€ y los 500€, así que sus compradores saben que van a obtener un producto duradero, y sobre todo, exclusivo.

Sin embargo, Carcel se diferencia de cualquier otra marca por sus orígenes, su visión, y su objetivo. Fue creada por la danesa Veronica D’Souza (su CEO y fundadora) y Louise van Hauen (su directora creativa y socia) durante un viaje que ambas hicieron a Nairobi, Kenia, y vivieron de cerca la realidad de las cárceles de mujeres, y cómo en muchos casos las internas terminan tras las rejas debido a un círculo de pobreza interminable.

Colección Carcel. Fotografía: Silvia Conde

Colección Carcel. Fotografía: Silvia Conde

D’Souza, graduada en negocios, y van Hauen, en diseño, terminaron concibiendo una compañía tanto sustentable como ética que pudiera tener múltiples bases alrededor del mundo, en la que gran parte de sus empleadas pudieran tener un salario justo con el que mantener a sus familias y a sí mismas… mientras cumplían sus condenas en la cárcel. Después de un proceso de investigación, terminaron abriendo dos sedes: una en Cusco, Perú, donde las mujeres encarceladas confeccionan prendas de punto con lana de alpaca bebé, y otra en la ciudad tailandesa de Chiang Mai, en donde las internas trabajan con seda, el material local más solicitado de la región.

“La mayoría de estas mujeres provienen de comunidades de bajos ingresos, con bajos niveles de educación y están en una posición muy marginada. Terminan cometiendo delitos como el narcotráfico, el robo, la prostitución, todos no violentos. Quise que ese tiempo perdido en prisión se transformara en algo productivo y empoderador para ellas, para así romper ese ciclo de pobreza”.

Carcel trabaja sobre la base de lotes pequeños de piezas, haciendo pedidos anticipados y vendiendo solo lo que se produce, sin adherirse al sistema de temporada tradicional de la moda. Además, entre sus principios se encuentra la sustentabilidad y la eliminación casi total de los desperdicios generados por su ropa, sin comprometer la calidad y sobre, todo, sin explotar a sus trabajadoras, quienes trabajan solo seis horas al día, jamás laboran tiempo extra, y además cuentan con salarios justos con los que se pueden mantener a sí mismas en prisión, y sobre todo, a sus familias.

Estudio de Carcel en Perú. Fotografía: Carcel

Estudio de Carcel en Perú. Fotografía: Carcel

Estudio de Carcel en Tailandia. Fotografía: Carcel

Estudio de Carcel en Tailandia. Fotografía: Carcel

Tienen un diario online donde documentan el trabajo que realizan con las internas en ambos países, así como historias de vida de algunas de sus empleadas.

“Son realmente fuertes y poderosas, y también muy positivas. La verdad es que las admiro mucho y disfruto mucho trabajando con ellas. Las visitamos regularmente, y sentimos mucho respeto por su trabajo como artesanas, pues les interesa estar involucradas en un proyecto en donde la calidad es esencial, y que les devuelve su dignidad. No se ven a sí mismas como víctimas, sino como parte de un proyecto único”.

El proyecto en las cárceles cuenta con la aprobación de los ministerios de justicia locales, y Carcel maneja toda la fabricación de principio a fin: no hay terceros involucrados para garantizar los costos, la ética del programa y la transparencia del proceso: cada trabajadora borda su nombre en la etiqueta de cada pieza para garantizar el estándar del producto.

“Siempre estamos evaluando de forma continua las necesidades de nuestras trabajadoras, así como los sistemas actuales de estándares de trabajo y niveles de pago dentro y fuera de la prisión. Buscamos referencias con estándares internacionales y actualmente estamos desarrollando un Código de Conducta en colaboración con  expertos externos para asegurarnos de que todos cumplan con estándares laborales éticos. En consecuencia, siempre negociamos y adaptamos nuestra forma de trabajar”.

Aunque aún no tienen nada confirmado, parece que sus próximas trabajadoras se encontrarán en lugares como Romania y el Reino Unido. Pero mientras tanto, los interesados pueden adquirir las piezas a través de la página web oficial de Carcel, en Net-a-Porter, y en Sardin a partir del 15 de noviembre. Los dejamos con el lookbook de la firma a continuación.

Colección Carcel. Fotografía: Silvia Conde

Colección Carcel. Fotografía: Silvia Conde

Colección Carcel. Fotografía: Silvia Conde

Colección Carcel. Fotografía: Silvia Conde

Colección Carcel. Fotografía: Silvia Conde

Colección Carcel. Fotografía: Silvia Conde

Colección Carcel. Fotografía: Silvia Conde

Colección Carcel. Fotografía: Silvia Conde

Colección Carcel. Fotografía: Silvia Conde

Colección Carcel. Fotografía: Silvia Conde

Colección Carcel. Fotografía: Silvia Conde

Colección Carcel. Fotografía: Silvia Conde

Colección Carcel. Fotografía: Silvia Conde

Colección Carcel. Fotografía: Silvia Conde

Colección Carcel. Fotografía: Silvia Conde

Colección Carcel. Fotografía: Silvia Conde

Colección Carcel. Fotografía: Silvia Conde

Colección Carcel. Fotografía: Silvia Conde

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 2
    Me gustó
  • 2
    Me prendió
  • 9
    Lo amé
  • Me deprime
  • 1
    WTF!
  • Me confunde
Magazine

ISSUE #02

$5.000
Limpiar

Conoce a Lachlan Watson, el actor no binario de 17 años: “Yo estaba como, ‘estoy presentándome como alguien trans, ¿por qué sigo siendo tan infeliz? Cuando te embarcas en una vida queer, cuando intentas descubrir quién eres, te sientes muy solo…” + More