En marzo del año 1997, el productor Joss Whedon hizo una hazaña: crear una serie de culto basada en una película sobre una cazadora de vampiros de 1992 que pasó sin pena ni gloria por los cines y que no tuvo muy buenas críticas, pero que él mismo escribió, y que pensaba que podía tener una nueva vida en la televisión.

Hace 20 años, Buffy The Vampire Slayer llegó a la pantalla y Whedon se convirtió en un visionario, pues 7 temporadas después su show había cambiado el rostro de la TV como la conocíamos, pues la serie logró tomar elementos de la cultura pop e incorporarlos en la historia de una adolescente que es una típica estudiante de secundaria durante el día, y cazadora de criaturas sobrenaturales durante la noche, convirtiéndola en un ícono y una heroína no sólo para su pueblo californiano de Sunnydale, sino para televidentes de todo el mundo.

Durante sus siete temporadas, Buffy se caracterizó por ser una serie llena de subversión en lo que se refiere a trama y estilo, haciendo evolucionar a sus personajes y su universo en lo que se sentían como cruzadas llenas de obstáculos que cambiaban la historia para siempre. La serie nunca tuvo miedo de tener un profundo sentido del humor aún en sus momentos más oscuros, y prueba de ello es uno de sus mejores episodios, Once More With Feeling, parte de la sexta temporada del show y que salió al aire en el año 2001.

Con una variedad de géneros que iban desde himnos de ópera rock hasta baladas románticas y poderosas, el capítulo nunca fue un capricho sin sentido, pues cada track reflejaba las emociones y secretos de los personajes. Hoy celebramos los 20 años de Buffy The Vampire Slayer con los mejores momentos de este capítulo.

1. Un opening como ningún otro

Olvídense de los créditos: en esta oportunidad el show dejó atrás el tema de Nerf Herder para hacernos saber que lo que íbamos a ver era completamente diferente, pues podíamos ver a cada uno de los miembros del elenco sonriendo dentro de la luna… literalmente. Fue una obertura perfecta para mostrarnos que lo que se venía iba a ser legendario.

2. Buffy saliendo de una nube de humo vampírica

En la canción Going Through The Motions vemos uno de los segmentos con más humor, en especial porque la sexta temporada es conocida como una de las más oscuras y deprimentes del show. Buffy, quien tiene un cambio de personalidad a principios de la temporada (¡spoilers!), demuestra su apatía matando criaturas a diestra y siniestra como si nada le importara, otorgándole un dramatismo hilarante, emergiendo de los restos de un vampiro que acaba de hacer polvo mientras canta, como si fuese humo de un escenario de Broadway.

3. Las personalidades siempre se mantuvieron intactas

Muchas veces, los shows tienden a cambiar la personalidades de sus personajes para servir una trama sorpresa, pero en el caso de Buffy The Vampire Slayer, el encanto de su episodio musical era justamente que todos estaban bajo un hechizo, así que sólo cantaban sin perder las partes esenciales de sus personajes, tal como lo prueba el tema I’ve Got a Theory, en donde vemos a Giles y a Buffy ser los estrategas, a Willow responder a su naturaleza intelectual y curiosa, y a Xander siendo impulsivo como siempre.

4. El titular de este periódico

Sunnydale Press

Imagen: The WB/Netflix

Seamos honestos, este titular que dice que se causó in inmenso desastre en Sunnydale y en el que las autoridades revelan que ciertamente ningún monstruo estuvo involucrado en los hechos pudo haber sido utilizado virtualmente en cualquier episodio de Buffy, pero lo utilizaron en el momento más perfecto posible: este capítulo.

5. Este pasticho retro que nunca será un éxito

Xander y Anya tienen muy claro en este número musical cachondo y divertido que esta canción nunca será un hit, pero eso no les impide hablar de sus dudas acerca de su próxima boda. Es una de las mejores canciones del episodio, así como uno de los momentos que más nos hacen reír, porque es un momento perfecto entre estos dos personajes.

6. La balada de Tara y Willow

Sin duda alguna, el tema más romántico del episodio, y uno que demostraba que en las canciones no se repetían cosas que ya sabíamos como una especia de interludio musical sin sentido, sino que servían par revelar las verdades y secretos más importantes de cada personaje, como que Tara y Willow eran almas gemelas, pero al final debían separarse.

7. Los últimos cinco minutos

Es casi hacer trampa decirlo, pero la verdad es que este episodio musical cierra de manera grandiosa con un Where Do We Go From Here? que incluye a todo el elenco, y que es cantado por todos incluso después de que el hechizo musical ya ha sido roto, pues a veces las palabras por sí solas no son suficientes para expresar ciertas emociones. En estos últimos momentos confluyen las lineas narrativas de la temporada y de la serie, que terminan en un hermoso To Be Continued que hacen de Once More With Feeling un episodio al que regresamos para recordar que a veces la televisión puede ser perfecta por 45 minutos.

Despues de leer, ¿qué te pareció?