Conocí a Brandon cuando viví en la capital de Japón. Yo estudiaba estética y teoría del arte en la Universidad de Tokio, como becario del gobierno japonés. La alta inflación de la metrópolis hacía de mi presupuesto bastante limitado, y busqué hacerme de algo de dinero escribiendo sobre moda e indumentaria. Fue en ese contexto en el que llegué a visitar a algunos amigos diseñadores a la feria de modas Rooms, la cual es organizada por la publicación Women’s Wear Daily alrededor de dos veces al año en Tokio.

Vaya sorpresa cuando me encontré con el diseñador de la conocida marca Lactose Intoler-Art, Brandon Reierson, cuya exhibición era circundada por la de varios otros diseñadores populares entre los estilosos y lúdicos jóvenes que articulan la moda callejera japonesa contemporánea: su centro neurálgico, las coloridas calles del barrio Harajuku.

Traté de no parecer un fanático atolondrado cuando saludé al diseñador, quien resultó ser increíblemente humilde y afable. Me comentó que le gustaba mucho el diseño de mi camisa, una prenda roja deconstruida de Raf Simons. Por el otro lado, Brandon vestía todo de Lactose; altamente influenciado por la presencia de sus propias ilustraciones, las cuales recogen la estética millenial del Nickelodeon de los años 90, con programas como Aventuras en Pañales o Aaahh!!! Monstruos de Verdad.

Brandon Reierson

Fotografía: Gastón J. Muñoz J.

Nos terminamos juntando con Brandon en el barrio Koenji (donde se pueden encontrar prendas de Lactose Intoler-Art en la tienda de culto Hayatochiri), para comer una parrillada coreana (muy buena opción para los intolerantes a la lactosa) y preparar la pauta de este cuestionario.

Gastón J. Muñoz J.: ¿Cuáles aspectos de la vida de Tokio o de la cultura japonesa crees que han influenciado mayormente a tu imaginario? ¿Crees que tu educación superior permitió que articularas ciertas influencias orientales dentro de tu desarrollo como creativo?

Brandon Reierson: Aunque crecí jugando Nintendo, con una idea de Tokio como ciudad super genial, cíber-futurista, la verdad creo que la cultura de la moda urbana japonesa influenció mi imaginario mayormente. Sobre todo al principio, cuando estaba haciendo Lactose Intoler-Art a través de Myspace en el 2008, estaba realmente obsesionado por las páginas de Internet que subían fotografías de moda callejera japonesa, y las revistas FRUiTS y TUNE de la época. Recuerdo que ordenaba la TUNE a través de Amazon Japón por casi $30 USD cada ejemplar, sólo para poner mis manos sobre esa maravilla. Ese fue más o menos el tiempo en el que estudiaba algo de diseño gráfico e iba y venía frecuentemente de viaje a Tokio. Diría que la Internet y que mi tiempo en Japón me influenciaron creativamente más que mi educación propiamente como tal.

G.J.M.J.: Has desarrollado un potente y reconocible lenguaje visual como artista, sin embargo asocias gran parte de tu estética con la nostalgia. ¿Podrías comentar cuáles son algunas de tus influencias nostálgicas, y cómo crees que estas imágenes sobreviven en tu obra incluso después de la era del Internet y de «Myspace»?

B.R.: Creo que muchos de los comentarios que recibí de los primeros fanáticos hacían conexión entre las caricaturas estadounidenses de los 90 ―especialmente Nickelodeon― y mi trabajo. Originalmente esto ni siquiera era intencional. Creo que ocurría inconscientemente y chorreaba por el lápiz (o supongo que debería decir por la tableta Wacom). Cuando recién empecé Lactose Intoler-Art, yo solamente ilustraba y velaba por el concepto de «ilustración de moda callejera» por mi cuenta. Cuando me mudé a Tokio y mi estilo empezó a desarrollarse más, también empecé a ponerme un poquito más introspectivo, y mi trabajo se tornó más como un mundo autónomo.

Definitivamente hay elementos nostálgicos que tuvieron que ver. Creo que simplemente era parte de finalmente ser un adulto y estar en esa «capital de la moda» con la cual soñaba, pero también el regurgitar cosas las cuales sentía de niño, o cosas que extrañaba. Pienso que parte de mi trabajo siempre tendrá algo de nostalgia porque me interesa mucho el expresar mi arte como un recorrido. Compartir algo de mi pasado y también lo que me gusta en el momento. Aunque pienso que no es sólo para mí, espero que la gente también pueda relacionarse. Es un tipo de mezcla de estética con los sentimientos que la gente evoca cuando piensan sobre su infancia. Para algunos puede ser una difícil experiencia emocional, ¡pero para otros puede ser algo muy emocionante y alegre! Sobre visuales específicas, diría que la mayoría de los juguetes de los 90, Aaahh!!! Monstruos de verdad, la paleta cromática de las antiguas revistas de gamers, etcétera…

Brandon Reierson

Fotografía: Gastón J. Muñoz J.

G.J.M.J.: Los personajes cultivados por tu obra y tus ilustraciones no suelen tener nombres ni trasfondo. Considerando que también has admitido el proyectar una visión idealizada (lo que te gustaría ver) en tu arte y tu diseño de modas, ¿acaso esto significa que tus personajes representan algún estado de ánimo o algún tipo de exploración personal?

B.R.: Creo que mis personajes suelen ser más una sensación de algo que desearía  tener puesto, o algo que desearía realmente estar viendo en la moda callejera. Los personajes suelen parecer algo irritados. Prefiero que el espectador digiera aquello por lo que pueda parecer. Creo que mucha gente tiene una idea de lo que la moda callejera japonesa es al seguirle online, ¡pero aquellos que vienen y se involucran con ella usualmente encuentran que sus opiniones cambian de varios modos! Creo que si revisas mis personajes como ilustraciones de moda desde antes que estuviese en Japón hasta ahora, se vería cierto patrón.

G.J.M.J.: ¿Consideras que tu imaginario es influenciado por las subculturas japonesas? ¿Cuál es tu perspectiva sobre las subculturas en Japón y el concepto de «可愛い» [kawaii: tierno, adorable] en relación con tu trabajo artístico (tanto visual como tu diseño de modas)?

B.R.: Creo que seguía en Estados Unidos y cerca del principio de mi traslado a Japón, cuando estaba más interesado en compartir sobre subculturas japonesas con otros fanáticos alrededor del mundo a través de la ilustración de moda. Pienso que para mucha gente, el día de hoy hay una insatisfacción general en lo que respecta a las «tribus de moda» de las subculturas japonesas. Creo que las subculturas siguen vibrando aquí en varios sentidos, pero es definitivamente algo distinto de lo que era hace algunos años. Fueron aquellas revistas FRUiTS de finales de los 90, el movimiento de la «moda como expresión del ser» lo que devino en el estilo decora, la moda callejera del DIY [hazlo tú mismo] y el estilo hiper-kawaii que a los extranjeros todavía obsesionan. Más recientemente, el normcore ha sido un movimiento tan fuerte aquí en Tokio, especialmente con la gente de la moda que solía realmente recargarse de ornamentos.

Desde hace poco ha habido un potente resurgimiento del kawaii temprano. Tiendas como 6% dokidoki están nuevamente en boom y causando toda una conmoción visual. ¡Me encanta! Mi obra no sería típicamente descrita como kawaii, creo. Hay elementos kawaii en mi obra, pero me parece que visualmente, es un poco más como un kawaii desplazado. Jajaja. Creo que el kawaii puede ser extremadamente poderoso, y definitivamente no se limita a una sola estética en particular. ¡En Japón también hay dasa-kawaii (kawaii ñoño), kakkoi-kawaii (kawaii genial) e incluso kimo-kawaii (kawaii grotesco/raro)! Kawaii puede ser personal y poderoso. Es una forma positiva de unirse y rebelarse en contra de los poderes estructurales, especialmente en Japón, que consideran que deberíamos vestirnos de terno y ser productivos todos los días.

Lactose Intoler-Art

Fotografía: Lonesome Ishimoto / @lonesome_ishimoto

G.J.M.J.: ¿Qué tipo de técnica de impresión sueles utilizar para indumentaria, accesorios u otros? ¿Cómo se relaciona esta técnica con tu trabajo como ilustrador?

B.R.: Pienso que el tema constante en casi todos mis diseños, sean accesorios o ropa o incluso llaveros es usar la ilustración y el arte-del-garabato como medio de autoexpresión a través de la moda.

G.J.M.J.: ¿Podrías comentar en tu reciente colaboración con Kimoken en un zine?

B.R.: ¡Estoy muy emocionado! Kimoken es un fotógrafo de moda callejera, que se concentra sobre todo en el área de Koenji. Era fanático de su trabajo antes de vivir en Japón, y nos conocimos en uno de mis viajes hace años. Desde entonces nos convertimos en amigos cercanos, y decidimos trabajar juntos en un zine de moda callejera. Juntos queríamos incorporar ambas la ilustración y la moda callejera underground en una sola pieza de material impreso. Planeamos incorporar algunos icónicos chicos de la moda callejera y otros amigos de la moda también, ¡así que el zine será tanto personal para nosotros como esperamos que sea excitante para sus potenciales consumidores!

G.J.M.J.: ¿Son las vacas o los productos lácteos un tema recurrente en tu trabajo? ¿Podrías elaborar?

B.R.: ¡Jajaja! Si, definitivamente. ¿A quién no le gusta un estampado de vaca lechera? También me gusta que el estampado de vaca era un «animal print» popular de los 90. Creo que simplemente tiene sentido estético… En varios colores, incluso. Probablemente me aburra de él y empiece a diseñar con hoyos de queso cheddar o algo así. Supongo que inconscientemente deseo lo que no puedo tener. Yo no puedo tomar leche. Así que dibujaré cosas lechosas y haré sesiones de fotos con ellas en vez.

Brandon Reierson

Fotografía: Gastón J. Muñoz J.

Despues de leer, ¿qué te pareció?