El siglo comenzó y también la carrera de Simon Green, productor británico que se presentó este viernes en Cúpula Multiespacio con el seudónimo de Bonobo, que lo acompañó durante todos estos años. Y en Chile, por primera vez en formato live, su presencia conquistó.

Es un artista completo: no por nada fue nominado a los Grammy Awards del recién pasado enero, aunque se inclinó ante LCD Soundsystem y Kraftwerk en las categorías de grabación del año y álbum del año, respectivamente. Ese reconocimiento mundial lo llevó a basar su debut en Chile en Migration, su séxto álbum, una obra maestra de electrónica experimental. De ahí se desprenden Bambro Koyo Ganda -la nominada-, Outlier y No Reason, esta última una colaboración de Green con Nick Murphy (Chet Faker), relevado en vivo por Szjerdene.

La cantante incrementó los niveles de sutileza en el recinto de Parque O’Higgins. Amada por el público presente, entró y salió de escena para cautivar mientras la banda mostraba los argumentos que en este momento los tiene girando por todo el mundo. Antes de viajar a Sudamérica, el Migration fue presentado, solo en la actual gira 2018, en Australia, Japón, el Líbano, Emiratos Árabes, Estados Unidos y México (y hay fechas confirmadas por toda Europa de aquí a septiembre).

Lo de Bonobo en Cúpula fue una experiencia sensorial donde la temperatura fue subiendo, la cancha se convirtió en una pista de baile y hubo espacio para el ambient, el rock, el jazz y el trip hop. Green llevó la batuta en el centro con su bajo y sus beats, los mismos que cada día son más difíciles de encasillar en un solo estilo. Mejor ni intentarlo y que siga la búsqueda.

Bonobo en Chile. Fotografía: Lukas Cruzat/mor.bo

Bonobo en Chile. Fotografía: Lukas Cruzat/mor.bo

Bonobo en Chile. Fotografía: Lukas Cruzat/mor.bo

Bonobo en Chile. Fotografía: Lukas Cruzat/mor.bo

Bonobo en Chile. Fotografía: Lukas Cruzat/mor.bo

Despues de leer, ¿qué te pareció?