Björk se ha pronunciado contra el sexismo en la industria del entretenimiento, diciendo que tanto la música como el cine tienen problemas con la igualdad de género. En un discurso realizado en Australia en el marco de la inauguración de su muestra de arte Björk Digital, la cantante dijo sentirse afortunada, pero que ha sufrido de sexismo durante su carrera.

“El hecho de ser mujer y que pueda hacer lo que hago, es algo realmente único. Soy muy afortunada pero me he golpeado contra las paredes. El periodismo musical, por ejemplo, es considerado algo muy macho, de club de hombres.”

Sin embargo, Björk afirmó que su única experiencia como actriz fue mucho más desalentadora. La artista fue dirigida por Lars Von Trier en el film Dancer in the Dark del 2000, e interpretó a una mujer que se volvía ciega. Su actuación le valió el galardón de mejor actriz en el Festival de Cannes de ese año.

“No podía creer cómo es para las actrices. Es una pesadilla la forma en que son tratadas. Tienen tan poca autonomía en su carrera o en los roles que pueden interpretar a medida que van envejeciendo. Los hombres pueden ser viejos, pero ellas no.”

La exposición Digital Björk se inaugurará en la galería Carriageworks de Sidney el próximo 3 de junio, en donde estará presente por dos semanas. Cuenta con vídeos, aplicaciones y otras instalaciones del álbum Vulnicura.

Despues de leer, ¿qué te pareció?