Hace tres años, el fotógrafo Benoit Paillé dejó todo atrás, metiendo toda su vida en Montreal dentro de una casa rodante de 21 pies. Está anclado a la nada, así que es libre para explorar: conoce a extraños en el camino, se despide, y sigue rodando. Mientas recorría las calles y los paisajes de México y Ecuador, creó visiones extrañas de la vida cotidiana; escenas en las que los acontecimientos mundanos se convierten en rituales y ritos eléctricos que vibran llenos de color.

En su casa rodante, Paillé obtiene energía de un panel solar; lleva su cámara, un flash, y geles de colores. Tiene un mínimo de recursos, pero sí cuenta con una tostadora, lo que representa un lujo para él. Los colores vivos y artificiales que saturan sus diarios de viaje son una alusión a su propia independencia creativa; pues como fotógrafo, puede desdoblar y mutar la realidad para satisfacer sus caprichos. Rosas neón, verdes y azules se vuelven como una firma, una huella digital que evidencia su propia existencia.

A pesar de la exuberancia y las particularidades presentes en sus fotografías, Paillé señala su propio papel como cínico. El claro artificio de las imágenes también hace referencia oblicua al mercado turístico y las formas en que los bellos paisajes naturales, se convierten en creaciones sintéticas y comerciales.

Provenientes de un fotógrafo que ha elegido vivir, como él dice, “fuera de juego”, las transmutaciones surrealistas de los terrenos mexicanos y ecuatorianos contienen significados ocultos: hay una especie de seducción en la duplicidad de estos sueños, y, al mismo tiempo, una inquietud cuando nos damos cuenta de que todo es una ilusión.

Chetumal, Quintana Roo, Mexico - Por Benoit Paillé

Chetumal, Quintana Roo, Mexico – Por Benoit Paillé

Campeche, Mexico - por Benoit Paillé

Campeche, Mexico – por Benoit Paillé

Selva, Tulum, Quintana Roo, Mexico - por Benoit Paillé

Selva, Tulum, Quintana Roo, México

Bacalar, Quintana Roo, Mexico - por Benoit Paillé

Bacalar, Quintana Roo, México

Erika, Bacalar, Quintana Roo,Mexico - por Benoit Paillé

Erika, Bacalar, Quintana Roo, México

Valle del Chotas, Ecuador, por Benoit Paillé

Valle del Chotas, Ecuador

Despues de leer, ¿qué te pareció?