Espera un poco!

No tienes nada aún. ¿Ya viste lo nuevo en nuestra Store?

Ayy, close that door, we blowin' smoke
Lists Perspectives Pride

Atención, hétero: Hacer todas estas cosas no van a volverte gay

Fotografía: Brendan Leahy / Digital Skylight. AFP
Words Mirangie Alayon

Junio es el mes del orgullo LGBTQI+, y en todas partes parece que vemos banderas de arcoíris, un aumento en las protestas que demandan la igualdad de los derechos del colectivo sexodiverso… y millones de comentarios acerca de cómo una u otra cosa son “gay”.

De hecho, escuchamos los comentarios y mitos acerca de cosas que te vuelven homosexual tan seguido, que terminamos volteando los ojos tan intensamente que es hasta posible ver a nuestros ancestros, porque a veces (sí, a veces) hay que tenerle paciencia a nuestros conocidos héteros, quienes en redes sociales, en grupos de Whatsapp y hasta en persona comentan cosas como que no consumen pollo porque las hormonas los van a volver homosexuales. Saben que conocen a alguien así.

De hecho, hay hasta cuentas en Twitter que se dedican a hablar de la fragilidad e inseguridad de estas personas. Un ejemplo perfecto acá:

Si somos sinceros, la masculinidad tóxica suena agotadora, y aparentemente significa que no se te permite que te guste nada bueno y divertido en este mundo. Pero tranquilo, hétero: estamos aquí para ayudarte y para darte una guía básica acerca de 10 de miles de cosas que jamás te harán gay si las haces.

Sal afuera, explora el mundo, sé libre.

1. Usar ciertos colores

NEWSFLASH: Los colores no tienen género no orientación sexual, y la visión heteronormativa de usar rosa para las niñas y azul para los niños es 100% basura. Lo que hace es reafirmar estereotipos que se refuerzan hasta que somos adultos. Todos podemos usar todos los colores que queramos en nuestros outfits, ya que estos no definen nuestra identidad. Piénsalo: ¿cuántos hombres que conoces no usan camisas color rosa por miedo a ser vistos como gays? Es absolutamente ridículo.

2. Rutinas de belleza

Las rutinas de belleza no son exclusivas para las mujeres: a todos nos hace falta de vez en cuando darnos un cariño sobre la piel para mantenerla más limpia y cuidada. Usar limpiadores, hidratantes, protectores solares no te hacen homosexual; hacerte la manicura o pedicura tampoco; ir a que te quiten el exceso de vello en la nariz, las orejas, el entrecejo o la espalda tampoco es un crimen; y si un día quieres ponerte delineador para salir a la calle, créenos cuando te decimos que tu orientación sexual no va a cambiar.

3. Mostrar afecto, emociones o sentimientos

Uno de los efectos más terribles de la homofobia internalizada es saludar a los amigos con un abrazo corto que incluye tres golpes en la espalda capaces de aflojar un pulmón, darse un apretón de manos firme o simplemente verse y decirse, “¿qué onda, bro?”. No hay nada malo en ser afectuoso con amigos de tu mismo género… sin importar su orientación sexual. Ser gay no es contagioso. Puedes darle un beso a tu amiga lesbiana, eso no quiere decir que te le estés declarando. Además, conversar acerca de tus problemas y sentirte emocionado y llorar no es un símbolo de debilidad: al vulnerabilidad demuestra que somos lo suficientemente fuertes como para mostrar nuestros sentimientos. Deja de reprimirte y dale un abrazo y un beso a tu amigo.

Awwww. Imagen: Tumblr

Awwww. Imagen: Tumblr

4. Usar ropa del sexo opuesto

Seamos honestos: muchas veces nos hemos sentidos frustrados porque esa t-shirt que queremos solo está disponible en la sección masculina, o los jeans que tienen el fit perfecto son los que están en la de damas. ¿Adivina qué? Puedes ir y comprarte cualquier prenda de vestir que quieras, a la mierda las etiquetas de género. Amplía tu mente y tu visión de la moda usando lo que te dé la real gana… porque la ropa no tiene género.

5. Artículos de cuidado personal

En estos días, parece que la fragilidad masculina es tal que vemos en las tiendas artículos como champú, jabón, desodorante y hasta toallas húmedas desechables específicas para hombres. Tienen nombres como Padrote, Macho Machote, Pecho Peludo o Solo Veo Futbol, y todos tienen el mismo aroma de aftershave concentrado. Aviso: no va a pasar nada si usan champú, jabón o desodorante “femenino”. Es exactamente lo mismo. Y hacerte un tratamiento de baño de crema o de aceite en el nido velludo y viril que llamas cabello nunca está de más.

6. Consumir cultura pop LGBTQI+

Si piensas que escuchar a cualquier diva pop amada por los gays, a Ricky Martin, a Juan Gabriel, ver RuPaul’s Drag Race, Call Me By Your Name o Sense8 va a cambiar tu orientación sexual… la verdad es que tienes serios problemas. No solo te estás perdiendo gran parte de lo que hace a la cultura pop diversa y rica en contenido, sino que quedas como idiota. Si piensas que tu cerebro alfa solo merece heavy metal, te presentamos al leather daddy legendario Rob Halford, líder de Judas Priest, y más gay que un arcoíris. Supérate a ti mismo, y aprende a disfrutar de la vida con todo lo que has estado evitando por prejuicios decimonónicos.

RuPaul te está juzgando. Imagen: Tumblr

RuPaul te está juzgando. Imagen: Tumblr

7. Tener sexo con alguien de tu mismo género

Sí, así como lo lees. En algún momento de nuestras vidas, todos hemos tenido la curiosidad de experimentar sexualmente en alguna relación casual con una persona de nuestro mismo género. Si eres completamente honesto contigo mismo, sabes que lo has hecho, o al menos lo has pensado. Y no, eso no quiere decir que seas gay. Es lo más natural del mundo. Además, le damos un tip a todos los hombres 100% negados a intentar cualquier tipo de penetración anal durante el sexo (pero que siempre buscan hacérselo a sus parejas femeninas como sea): la próstata existe por un motivo más allá de un examen médico. Déjense de miedos.

8. Consumir alimentos transgénicos

Una de las leyendas urbanas más esparcidas por Latinoamérica es que los alimentos transgénicos equivalen a consumir las mismas hormonas que la gente transgénero utiliza en su proceso de reafirmación de género. Esto es completamente falso. Los alimentos transgénicos tienen cosas malas, pero por otros motivos: pesticidas, ADN modificado que puede pasar a nuestras bacterias, daños al medio ambiente y el aumento de enfermedades como alergias y problemas digestivos. Otra cosa: eso de que el pollo contiene tantas hormonas femeninas para hacerlos crecer que consumirlo te hacen gay… es un mito. No saben cuántas personas conocemos que repiten lo mismo, sin incluir a Evo Morales o a Natalia París. Come todo el pollo que quieras.

9. Ser feminista

Parece increíble de creer que los hombres más hétero tienden a ser los más sexistas y misóginos. Además del estereotipo asqueroso y falso de que todas las feministas son feas, gordas y odian a los hombres, no es extraño verlos y escucharlos defender las posiciones más trogloditas del patriarcado porque sienten su status amenazado en vez de entender de lo que se trata todo: buscar igualdad entre los hombres y las mujeres. Quizás sea porque sienten que las mujeres los van a tratar igual que ellos han tratado a las mujeres toda la vida y les da miedito, pero no nos desviemos del tema, porque las mujeres no son la excepción. El sexismo y la misoginia internalizada está profundamente arraigados en las mujeres, quienes parecen siempre querer defender a los hombres diciendo que no los odian. Tener conciencia de que necesitamos una sociedad en donde los derechos y las oportunidades sean iguales para todos y reconocer que las mujeres y las minorías sexuales siempre han sido las menos privilegiadas no te hacen ni maricón ni lesbiana: solo una persona socialmente consciente. Inténtalo, amigo hétero.

10. Tener amigos LGBQTI+

Una de las mejores maneras de combatir todos estos mitos es ampliar tu grupo de amigos para incluir a más personas que pertenezcan a la comunidad LGBTQI+: de esta manera no solo te vas dando cuenta de que tu vida ha estado llena de prejuicios idiotas por muchísimo tiempo, sino que aprenderás el valor de la empatía, el respeto por personas diferentes a ti, y a entender por qué su activismo es tan importante. Quizás te animes a acompañarlos a eventos como protestas o marchas del Orgullo, y verás lo satisfactorio que se siente ser un pilar de apoyo para tus amigos. ¿Lo mejor de todo? Nada de esto hará una diferencia en tu status heterosexual.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 14
    Me gustó
  • 1
    Me prendió
  • 14
    Lo amé
  • Me deprime
  • 4
    WTF!
  • 1
    Me confunde
Canvas

MOR.BO × Lin Zhipeng

$6.000

¿Podrías estar sufriendo de anorexia sexual sin saberlo? Los adictos al sexo se “sobrealimentan” a través de la promiscuidad o el comportamiento de alto riesgo, los anoréxicos sexuales se “mueren de hambre”, negándose a sí mismos el placer de las relaciones, las citas, el amor y una conexión genuina con los demás. + More