Espera un poco!

No tienes nada aún. ¿Ya viste lo nuevo en nuestra Store?

Ayy, close that door, we blowin' smoke
Perspectives

Así fue como un estudiante asesinó a 19 personas en Crimea con una bomba y un fusil

Equipos de emergencia trabajando para auiliar a los heridos. Fotografía: Yekaterina Keizo/Tass
Words mor.bo

Cuando escuchamos la palabra “estudiantes” “víctimas” y “armas de fuego” en una noticia, por lo general nuestro cerebro automáticamente se pregunta qué escuela primaria, secundaria o universidad en los Estados Unidos fue el blanco de un ataque de otro de estos terroristas domésticos que con un arma comprada legalmente (y amparada por la constitución), continúa siendo un problema en el país del norte. Sin embargo, el caso del día de hoy ocurrió mucho más lejos, en Crimea, Rusia.

Durante la mañana de hoy, un estudiante armado mató al menos a 19 personas en una universidad en la región de Crimea, de acuerdo con las autoridades Rusas, y al menos otras 55 personas resultaron heridas en el ataque que se llevó a cabo en el Politécnico de Kerch, en la ciudad de Kerch, en el este de Crimea.

El atacante, identificado como un estudiante de 18 años llamado Vladislav Roslyakov, fue encontrado con una herida de bala en la cabeza y se cree que se suicidó, según una declaración del Comité de Investigación Federal. El líder de la región, Sergei Aksyonov, dijo que el sospechoso fue encontrado muerto en la biblioteca de la universidad.

La alarma se suscitó luego de la explosión de un artefacto explosivo casero originado en la cafetería de la universidad, que de acuerdo a las autoridades, estaba llena de “objetos metálicos” para causar el mayor daño posible. Luego de la detonación, el sospechoso tomó un arma de fuego y comenzó a disparar mortalmente a todas las personas que se encontraban a su paso, incluyendo a sus compañeros estudiantes (en su mayoría adolescentes), así como personal de la universidad.

Inicialmente, las autoridades habían reportado el incidente como un posible ataque terrorista, pero más tarde fue reclasificado como un asesinato masivo. Anastasia Yenshina, una alumna de 15 años de edad testigo del ataque, describió a Reuters las escenas vividas luego de la explosión:

“Había polvo y humo. No entendía lo que estaba pasando, estaba sorda. Todo el mundo comenzó a correr; no sabía qué hacer. Nos dijeron que saliéramos del edificio por el gimnasio, así que todos fueron hacia allá. Ahí nos encontramos a alguien en el suelo, otros debían ser ayudados porque no podían caminar, una pared estaba llena de sangre, y todos comenzaron a montarse sobre la cerca porque aún escuchábamos detonaciones. Estábamos asustados y no podíamos dejar de llorar”.

Las autoridades locales encontraron un segundo artefacto explosivo entre las pertenencias del asesino, pero por fortuna, pudieron desactivarlo. Por su parte, el presidente ruso, Vladimir Putin, expresó sus condolencias a los familiares de las víctimas, e informó que las autoridades enviaron a 12 médicos a la península y anunciaron planes para llevar a algunos de los heridos a los hospitales de élite de Moscú para recibir tratamiento. El gobierno también prometió atención médica gratuita a los heridos y apoyo financiero a las familias de los muertos.

El ataque en masa más reciente en Rusia tuvo lugar en abril de 2017, cuando un ciudadano ruso naturalizado de Kirguistán detonó una bomba en el metro de San Petersburgo y mató a 16 personas, incluyéndose él mismo.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • Me gustó
  • Me prendió
  • Lo amé
  • 1
    Me deprime
  • 2
    WTF!
  • Me confunde
Magazine

ISSUE #02

$5.000
Limpiar

Thom Yorke está harto de la apatía: “Si sales a la calle, si te involucras en la política, puedes cambiar las cosas. Ahora es mucho más difícil pensar así, pese al gran potencial de Internet y las redes sociales. De hecho, sucede lo contrario. Hay un vacío de acomodo y negación donde todas las opiniones son iguales y nada tiene consecuencias” + More