Espera un poco!

No tienes nada aún. ¿Ya viste lo nuevo en nuestra Store?

Ayy, close that door, we blowin' smoke
Drugs Perspectives

Así fue como el Walter White chileno creó un laboratorio de drogas sintéticas en el desierto de Antofagasta

Desierto de Atacama. Imagen: Julio Herrera Ibañez/Flickr
Words mor.bo

El arte imita a la vida, que a su vez imita al arte: así podemos definir el caso del llamado Walter White chileno detenido el pasado 17 de enero, y quien desde el desierto de Antofagasta se encargó de reproducir casi de manera exacta la historia de Breaking Bad: el analista químico de 30 años montó un laboratorio, tenía un asistente más joven al que enseñó a cocinar drogas sintéticas, y terminó atrapado por la policía.

Este es el caso de un hombre conocido simplemente como R.A, cuya historia fue reseñada el día de hoy por La Tercera. Según quienes lo conocían, era un hombre tranquilo, humilde, de poco salir, y sin ostentaciones o antecedentes penales. Se la pasaba metido en su laboratorio, así que lo tildaban de introvertido y ocupado, sin saber a lo que se dedicaba.

El laboratorio estaba ubicado en una casa de Calama, en la Región de Antofagasta. Todo parecía normal en el lugar, excepto tres cosas: un camión cisterna que todos los días descargaba 150 litros de agua en el lugar, la llegada constante de material químico, y el elevado recibo de luz. Luego de unos meses, las autoridades finalmente lograron una orden de entrada firmada por un juez y lo que se encontraron fue un paraíso de drogas.

La cocina había sido modificada como un laboratorio en el que se fabricaba LSD, MDMA y el poderoso compuesto psicodélico MDT; con ventilación en el techo del que escapaban los olores más fuertes, mientras que las habitaciones se habían convertido en un invernadero para 116 plantas de marihuana. Así lo cuenta Vicente Villegas, el comisario de la Brigada Antinarcóticos y Contra el Crimen Organizado de la PDI.

“Encontramos todo lo que se usa para la elaboración de drogas sintéticas: frascos, balanzas, probetas, matices, moldes. También distintos tipos de ácidos y líquidos para la preparación”.

Su Jessie Pinkman era un joven chef de 22 años llamado “El Basti”, quien como buen cocinero y aprendiz, se encargaba de vigilar las plantas, elaborar algunas de las drogas sintéticas y además, de vigilar la seguridad a los alrededores. Todo el día permanecía en el sitio, avisándole a R.A. de cualquier eventualidad.

En total, se incautaron cuatro kilos de marihuana, 221 gramos de hachís, 200 estampillas de LSD, cápsulas de MDMA y 21 gramos de MDT, valuados por las autoridades en unos 100 millones de pesos chilenos. Nada mal para un laboratorio clandestino, ¿no? Sin embargo, el final de esta historia hasta los momentos concluyen con el procesamiento de ambos por cargo de tráfico de drogas,

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 12
    Me gustó
  • 10
    Me prendió
  • 24
    Lo amé
  • 20
    Me deprime
  • 9
    WTF!
  • 2
    Me confunde
Canvas

MOR.BO × Lin Zhipeng

CLP $6.000

Conoce a Lachlan Watson, el actor no binario de 17 años: “Yo estaba como, ‘estoy presentándome como alguien trans, ¿por qué sigo siendo tan infeliz? Cuando te embarcas en una vida queer, cuando intentas descubrir quién eres, te sientes muy solo…” More