23 años después de darse a la fuga, llegó la captura.

Desde el año 1995, Interpol estaba buscando a Rocco Morabito, uno de los capos más reconocidos de la mafia y el narcotráfico en Europa, poco después de intentar ingresar a Italia con tonelada y media de cocaína. Conocido como el rey de la cocaína de Milán, Morabito estaba huyendo de la ley desde mediados de los años 90, cuando se descubrió que era el líder de grupo de crimen organizado calabrés ‘Ndrangheta.

Le decían el rey no sólo por su cargo en la organización, sino por su estilo de vida: vivía como la realeza mientras manejaba un negocio lo suficientemente brutal como para permitirse jugar voleibol con las cabezas de sus víctimas después de decapitarlas, pero también refinado hasta el punto de ser un socio fiable para grandes banqueros, carteles como Los Zetas, o grandes productores sudamericanos de cocaína que querían conquistar a consumidores europeos.

Pero su historia como hombre libre terminó en la habitación de un hotel en Uruguay, luego de que autoridades de ese país y de Italia armaran un complejo operativo policial durante más de seis meses, y que finalmente tuvo el resultado que esperaban: ya uno de los cinco mafiosos más buscados de Italia está tras las rejas.

Un error costoso

Todos los artículos decomisados a Morabito durante su arresto. Fotografía: Policía de Uruguay

Todos los artículos decomisados a Morabito durante su arresto. Fotografía: Policía de Uruguay

La policía uruguaya informó que Morabito, blanco de una orden de detención internacional, fue detenido tras una investigación planificada desde principios de este año, y que se inició luego de que inscribiera a su hija en una escuela local bajo su propio nombre. Morabito, quien contaba con documentación uruguaya gracias a un falso pasaporte brasileño bajo el  nombre de Francisco Capeletto, fue detenido el lunes en un lujoso hotel de Montevideo, capital uruguaya, junto con su esposa.

Se piensa que Rocco estaba viviendo en Uruguay desde el año 2002, llevando “una vida normal” desde 1994 y sin ningún tipo de participación en actividades criminales desde entonces. Al menos así lo relató su abogado a medios de comunicación italianos, quienes destacaron el arresto como histórico.

Durante el procedimiento de captura, realizado en un hotel de lujo de Montevideo, fueron encontrados en su posesión 13 teléfonos móviles, 12 tarjetas de crédito, dos automóviles, 150 fotos tamaño pasaporte en el que se le veía con diferentes looks,  un pasaporte portugués, una buena cantidad de joyas, USD$ 50.000 en efectivo y una pistola de 9mm, de acuerdo con información suministrada por el Ministerio del Interior uruguayo.

30 años de prisión

Rocco Morabito luego de ser detenido. Fotografía: Policía Uruguay/EPA

Rocco Morabito luego de ser detenido. Fotografía: Policía Uruguay/EPA

En una declaración a la prensa, Marco Minniti, Ministro del Interior de Italia, felicitó a la policía italiana y uruguaya por la operación conjunta que resultó en la aprehensión del “fugitivo No. 1” de la ‘Ndrangheta. Mientras se espera la solicitud formal de extradición por parte de las autoridades italianas, Morabito estará detenido al menos por tres meses en Uruguay por falsificar documentos y robo de identidad.

El capo italiano ya está condenado a 30 años de prisión en Italia, que deberá cumplir apenas ponga pie en su país. Federico Cafiero de Raho, fiscal en jefe de la región de Calabria, dijo que Morabito había jugado un papel importante en el tráfico de cocaína entre América del Sur y Milán, un punto de distribución vital para que la droga se venda en otros lugares, y razón por la que ‘Ndrangheta controla gran parte del comercio mundial de cocaína.

La detención marca el primer logro del Top 5 del ministerio italiano del interior quienes tienen algún tiempo tratando de apresar a los jefes del crimen organizado más buscados, que también incluye al jefe de la mafia siciliana Matteo Messina Denaro.

Despues de leer, ¿qué te pareció?