Espera un poco!

No tienes nada aún. ¿Ya viste lo nuevo en nuestra Store?

Ayy, close that door, we blowin' smoke
Art Perspectives

Así es el Palacio de Penes de Nueva York, el apartamento con 24 mil piezas de arte homoerótico

Fotografía: Alec Kugler
Words mor.bo

En 1966, Charles LeslieFritz Lohman compraron en el corazón de Manhattan un apartamento de 600 metros cuadrados por USD $ 3.500. Se tardaron nueve meses en convertirlo en un lugar donde pudieran vivir sin la amenaza de que techos de metal podrido, heces de rata y estructuras defectuosas terminaran matándolos, y unos cuantos meses más decorándolo, pero cuando finalmente lo terminaron, sabían que habían encontrado el lugar perfecto para su incipiente colección de arte.

Verán, Charles y Fritz se habían conocido unos cuatro años antes, y aunque sabían que tenían algunas cosas en común como los viajes, la buena comida, las fiestas inusuales y una irrefrenable pasión por el arte, hubo algo que los unió inexorablemente en una historia de amor que duró casi cinco décadas: cada vez que podían, y por separado, los dos eran coleccionistas secretos de arte homoerótico explícito, y fue prácticamente amor a primera vista. Juntos, fundaron el Museo de Arte Gay y Lésbico Leslie-Lohman, ubicado a una cuadra del apartamento.

Fotografía: Max Burkhalter

Fotografía: Max Burkhalter

Fotografía: Alec Kugler

Fotografía: Alec Kugler

Ambos estuvieron juntos hasta el 2010 cuando Lohman falleció, pero Charles, quien hoy cuenta con 85 años de edad, sigue viviendo en el increíble loft que alberga al menos 24.000 piezas distintas de arte homoerótico, que van desde obras de Andy Warhol o Keith Haring hasta fotografías de Robert Mapplethorpe, dildos japoneses milenarios, e innumerables objetos que cubren el lugar. Y sí, hay penes hasta en los baños. Es la primera colección mundial de arte queer del mundo, y todo nació por un interés rebelde.

“Parece extraño para la gente ahora, pero uno de los impulsos detrás de nuestra colección fue simplemente político. Las imágenes gay estaban desafortunadamente en manos de pornógrafos de manera exclusiva, y cualquier cosa específicamente orientada hacia el hombre todavía tenía una especie de marca obscena. En la historia, para bien o para mal, siempre se pudo pintar cualquier tipo de imagen de una mujer. ¿Por qué el pene debería ser tan aterrador para todos? Así que decidimos ponértelo en la cara”.

En 1969, cuando invitaron por primera vez a la gente a ver su colección, esperaban alrededor de 50 invitados; terminaron con 400 un fin de semana. Así surgió la idea del Museo de Arte Gay y Lésbico Leslie-Lohman, el primer museo de arte LGBTQ en el mundo, que Leslie y Lohman abrieron en 1987. En la colección hay piezas provenientes de lugares como China, Indonesia, Australia, Nueva Zelanda, Nepal, India, Afganistán, Pakistán, Sudáfrica, Sudán y Marruecos, y justamente viajar a todos esos lugares les permitieron construir una colección excéntrica e internacional de arte kitsch e histórico.

Fotografía: Alec Kugler

Fotografía: Alec Kugler

Fotografía: Max Burkhalter

Fotografía: Max Burkhalter

Además, le permitió experimentar los matices de la cultura gay en todo el mundo, lo que cambió drásticamente su visión del mundo: mientras en algunos lugares era visto como algo natural, en otros se veía como algo prohibido y pornográfico, muchas veces castigado por la ley. Según Leslie, muchas cosas cambiaron a su alrededor en Nueva York luego de los disturbios de Stonewall en 1969: tanto él como su compañero se volvieron mucho más activos en la escena LGBT, que tuvo sus peores momentos con la crisis del HIV a finales de los 70 y principios de los 80, cuando parecía que iban a un funeral todas las semanas.

“Es increíble lo mucho que hemos avanzado, pero nunca hay que confiarse, el puritanismo siempre vive en la oscuridad, buscando hacer sentir vergüenza a la gente queer de quiénes son. No hay que dar por sentado nuestras libertades y hay que conocer nuestra historia no solo para honrar a quienes estuvieron antes de nosotros, sino para saber a dónde podríamos volver si no somos cuidadosos”.

Una de las piezas más curiosas de la colección es un objeto japonés llamado godemiché. Si no sabes qué es, pues es esencialmente un dildo de la era del shogunato Tokugawa (entre los siglos 17 y 19) y que tiene una curiosa inscripción en el fondo, que reza “36 vistas del Monte Fujiyama”, una expresión que aparentemente significa que es un objeto tan exquisito que era equivalente a ver 36 vistas del Monte Fujiyama, aunque Leslie dice que probablemente las vistas se refieran al placer que generaba el objeto en quien lo usaba.

Sin embargo, para Leslie, lo más importante de su colección son los objetos que aún no tiene, pues siempre está buscando nuevas fotografías, pinturas, esculturas, así como a nuevos artistas. Solo quiere que los objetos estén bien hechos, que se salgan de lo común y que representen algo más que un falo. Así que si te dedicas a representar las maravillas del arte homoerótico, podrías formar parte de la colección de este increíble apartamento y su museo. “Los invitamos a todos a enviarnos su trabajo. Vemos cosas maravillosas, y si nos gustan, probablemente le encontraremos un espacio”.

Fotografía: Max Burkhalter

Fotografía: Max Burkhalter

Fotografía: Alec Kugler

Fotografía: Alec Kugler

Fotografía: Alec Kugler

Fotografía: Alec Kugler

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 1
    Me gustó
  • 1
    Me prendió
  • 6
    Lo amé
  • Me deprime
  • 2
    WTF!
  • 1
    Me confunde
Magazine

ISSUE #02

CLP $5.000
Limpiar

¿Podrías estar sufriendo de anorexia sexual sin saberlo? Los adictos al sexo se “sobrealimentan” a través de la promiscuidad o el comportamiento de alto riesgo, los anoréxicos sexuales se “mueren de hambre”, negándose a sí mismos el placer de las relaciones, las citas, el amor y una conexión genuina con los demás. More