Durante más de un año, Anna Delvey vivió una vida que muchas mujeres jóvenes en Europa solo podían soñar: estadías de meses en los hoteles de moda de Nueva York, fiestas en las que se codeaba con la élite del jet set, cruzaba el Atlántico para asistir a inauguraciones de arte, paseaba por Venecia durante la Bienal. Alquilaba jets privados, pasó una semana en un riad marroquí privado por un capricho y cenó en restaurantes gourmet con celebridades. Y lo documentó todo en Instagram.

En Nueva York, Delvey le dijo a sus conocidos que era heredera de un pequeño pueblo en las afueras de Colonia, Alemania, y que estaba esperando su fondo fiduciario antes de poder seguir adelante con sus grandes planes de abrir un espacio de arte en la ciudad.

Su sueño era abrir este centro de artes visuales en la histórica Church Missions House en la esquina de Park Avenue y East 22nd Street. Hizo contactos para hacer realidad ese sueño, contrató a un diseñador gráfico para crear un logotipo para la Fundación Anna Delvey y cortejó a los bancos por millones en préstamos.

#BASEL

Una publicación compartida de AD (@annadlvv) el

El centro de artes nunca se hizo realidad: la vida que Anna Delvey se había creado estaba basada en una serie de estafas.

Cuando la arrestaron en octubre de 2017, había dejado una pila de cheques sin fondos, facturas sin pagar y amigos llenos de deudas a su paso. Después de su arresto bajo acusación de hurto mayor e intento de hurto mayor, la falsa heredera, que nació en Rusia antes de mudarse a Alemania cuando era niña y cuyo verdadero nombre es Anna Sorokin, se sentó con la escritora Jessica Pressler para una entrevista exclusiva en la revista New York Magazine, mientras espera su sentencia en la cárcel de Riker’s Island en Nueva York.

En el artículo, Pressler habla no solo con Delvey, sino también con las personas que la conocían como miembro de la comunidad en Nueva York. Describe un mundo inusual, en el que parece fácil encontrar dinero y amigos. Uno de sus conocidos en Berlín, donde se dice que Delvey trabajó como pasante en relaciones públicas de moda, dijo a la revista que había varias personas allí que aparentemente fueron engañadas por Delvey. “Jodió básicamente a todos”, dijo la fuente.

Afternoon Bellinis #VENICE 🌸 with @michaelxufuhuang

Una publicación compartida de AD (@annadlvv) el

Una de las estafadas es su ex amiga, Rachel Deloache Williams. Como editora de fotos en la publicación Vanity Fair, Williams escribió en la revista sobre su experiencia de haber dejado una cuenta pendiente durante una semana en una villa marroquí de cinco estrellas, y otro prominente coleccionista de arte que quedó en evidencia fue Michael Xufu Huang, con quien Delvey fue a la Bienal de Venecia.

Ahora, los derechos del artículo de la revista han sido adquiridos por Netflix y la productora Shondaland. La productora de la compañía, Shonda Rhimes, mejor conocida como la autora del popular drama médico Grey’s Anatomy, así como series como Scandal y How To Get Away With Murder, se encargará de escribir el show, que se espera que se estrene en la plataforma de streaming el próximo año.

Aunque aún no hay nada confirmado, ya se rumora que actrices como Jennifer Lawrence y Margot Robbie se estarían disputando el papel principal. Nada mal para una estafadora que engañó al mundo del arte en Nueva Yor, ¿no?

Despues de leer, ¿qué te pareció?