Todo el mundo sabe que los establecimientos de comida rápida son unos de los lugares más populares para encontrar algo más que un snack: hace un tiempo nos enteramos de que un local te daba weed cuando pedías papas fritas extra crispy, y cualquiera que haya visto Breaking Bad sabe que Los Pollos Hermanos era un frente para una increíble operación de drogas, pero esta semana, autoridades de Arizona en Estados Unidos descubrieron un túnel masivo a unos 200 metros de la frontera con México que era usado para transportar drogas entre ambos países.

Todo comenzó cuando la policía detuvo a Iván López, un residente de Arizona, y revisaron un trailer que llevaba adjunto a su camioneta pick-up, en el que encontraron 120 kg de metanfetamina, 6,5 kg de cocaína, 14 kilos de heroína y casi 4 kilos de fentanilo, equivalentes a más de 3 millones de dosis de fentanilo, ampliamente considerado como el opio más peligroso en el mercado negro. El valor en la calle de esas drogas, según las autoridades, ronda los USD $ 1.165.800.

Luego de investigar más a profundidad los antecedentes de López, descubrieron que en abril de este año había comprado un restaurante KFC abandonado, y cuando los agentes fueron a revisar el local, se encontraron un gran agujero en el piso, pero no había una escalera u otra manera para entrar o salir. Sin embargo, una vez entraron al agujero (que tenía 180 metros de largo, 1,5 metros de alto, 1 metro de ancho y casi 7 metros de profundidad) se dieron cuenta que era un túnel a través del cual López y sus compañeros contrabandearon gran cantidad de drogas, sin hablar del hecho que servía como una entrada (y salida) ilegal a los EE. UU.

De acuerdo con la denuncia oficial, “este túnel tomaría mucho tiempo de construir para esta organización de tráfico de drogas y habría sido muy costoso. Tal esfuerzo necesariamente requiere una combinación de varios individuos en ambos lados de la frontera, comprometidos en una intrincada y arriesgada conspiración transnacional para construir una estructura tan secreta”.

En el lado mexicano del túnel, el punto de entrada se encontró en un complejo residencial, al que se podía acceder a través de una puerta trampa debajo de una cama. Salvaje. Dale un vistazo al túnel con el video compartido por las utoridades a continuación:

Despues de leer, ¿qué te pareció?