Ningún lanzamiento discográfico fue más esperado, retrasado y cancelado en el 2015 que ANTI de Rihanna. Tras rotar tres singles a lo largo del año (FourFiveSeconds con Kanye West + Paul McCartney, American Oxygen y Bitch Better Have My Money – la cual posee uno de los videos musicales más violentos de la historia del pop, al mejor estilo del pulp de Tarantino), la promoción de los mismos se quedó en el aire sin una placa que los respaldara. Muchos responsabilizaron de esto a Kanye, quien estaría a cargo de la producción del disco y es conocido por su perfeccionismo.

Rihanna

La espera por ANTI culminó no gracias a la decisión de la disquera, de TIDAL o de Yeezy, sino a la de los hackers, quienes al mejor estilo de Mr. Robot siguen haciendo de las suyas dentro de la industria musical. El disco arranca fuerte con Consideration junto a SZA, una cantante de soul y R&B en ascenso; el track está lleno de ritmos urbanos, acondicionando los oídos para el resto de las canciones, muy distintas a las comerciales Only Girl y We Found Love.

James Joint es un interludio que, como su nombre lo implica, hace alusión al hobby favorito de Rihanna: fumar marihuana. Kiss It Better sigue la misma onda R&B, esta vez con riffs de guitarras escondidos en el coro, dándole paso a Work, el primer single oficial del disco. Work es la canción más Rihanna dentro de un disco que no se parece a ella, con una marcada influencia dancehall, letras desenfadadas y un featuring de Drake: la fórmula perfecta para asegurar un hit radial.

Work

En el recorrido sigue Desperado, una canción que fácilmente podría ser un demo de Banks, llena de sonidos eclécticos y una producción minimalista, lo cual es un factor presente a lo largo de todos los tracks de ANTI. Woo (con Travi$ Scott en los coros) y Needed Me son hermanas entre ellas, ofreciendo ambas una dosis de hip-hop puro para ser rematadas con Same Ol’ Mistakes, un cover de Tame Impala – sí, Tame Impala.

Si hasta ahora el álbum da hints de una evolución musical por parte de la barbadense, se termina de consolidar el cambio con Never Ending y Love On The Brain: la primera, una balada indie folk al mejor estilo de The Lumineers; la segunda, regalando casi cuatro minutos de blues, es digna de ser cantada por Amy Winehouse. Higher, amenizada con violines, y la balada Close To You, donde brilla el piano a lo largo de toda la canción, cierran de manera suave y armoniosa el disco. En la versión deluxe contamos con Goodnigth Gotham, un track con vocales que no hacen pensar en otra que en la misma Florence Welch; y Pose, con un contraste de beats rescatable.

ANTI es un trabajo discográfico sólido, bien producido y con un camino definido que se mantiene desde el play inicial hasta el último fade out. Las fanáticos más asiduos podrían argumentar que es el peor disco de Rihanna o el más flojo, y podrían tener razón si quieren decir con esto que es el menos comercial que ha hecho. Desde Rated R, esta chica no había ofrecido algo tan digno de escuchar, representando un claro quiebre en ella como artista.

 

Despues de leer, ¿qué te pareció?