Espera un poco!

No tienes nada aún. ¿Ya viste lo nuevo en nuestra Store?

Ayy, close that door, we blowin' smoke
Art

Andrew Archer: demonios japoneses milenarios en un juego místico de baloncesto

Arte: Andrew Archer
Words mor.bo

Andrew Archer es un artista, ilustrador y director de arte originario de Auckland, Nueva Zelanda, aunque actualmente reside en Melbourne. Además de ser un apasionado de diferentes estilos, siente una atracción especial por la cultura japonesa por el arte Ukiyo-e y también por el baloncesto, así que un día en el año 2013 decidió hacer un par de dibujos que combinaran todos estos elementos.

Con el paso del tiempo, terminó realizando una decena de ellos, en los que los protagonistas forman parte de la mitología nipona y responden a una narrativa relacionada directamente con el deporte del baloncesto, así como apodos de varios jugadores. A primera vista, podría decirse que es casi como un tarot único en el que los demonios milenarios de la tierra del sol naciente dejan sus respectivos hogares para mezclarse con los humanos en una historia mística.

La serie, llamada Edo Ball, se inspira en el período del arte japonés del siglo 19 llamado Edo, así que pueden imaginarse de dónde salió el nombre. Aunque en ese entonces las ilustraciones solían hacerse en bloques de madera, sigue estando presente en el tabloncillo virtual en donde dioses, fantasmas y demonios juegan por el destino, o quizás por una ronda de cervezas en un bar cercano.

Edo Ball

Arte: Andrew Archer

Edo Ball

Arte: Andrew Archer

Edo Ball

Arte: Andrew Archer

Edo Ball

Arte: Andrew Archer

Edo Ball

Arte: Andrew Archer

Edo Ball

Arte: Andrew Archer

Edo Ball

Arte: Andrew Archer

Edo Ball

Arte: Andrew Archer

Edo Ball

Arte: Andrew Archer

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • Me gustó
  • 4
    Me prendió
  • 5
    Lo amé
  • Me deprime
  • WTF!
  • Me confunde
No gender t-shirt

MOR.BO × Skinitchi

CLP $15.000
Limpiar

Yayoi Kusama acerca del miedo Aunque estemos pasando por un momento oscuro y difícil, estos nos ofrecen una oportunidad de aprender quiénes somos. “La psiquiatría no era tan aceptada en mi juventud como lo es ahora. Tuve que luchar por mi cuenta con lo que me pasaba, con mi ansiedad, sin hablar de las visiones y alucinaciones que a veces me abrumaban”. More