http://ismorbo.com/issue/

Decir que Nave 73 se ha convertido en uno de los grandes referentes del circuito escénico alternativo de Madrid es caer el lugares comunes. Esta pequeña sala acoge algunos de los espectáculos más sonados y representativos de la escena off de la capital, basando su programación en propuestas jóvenes e innovadoras, desenfadadas y muy interesantes. Aquí, por ejemplo, nació el arrollador éxito de Amores Minúsculos -que ahora se ha trasladado al majestuoso escenario del Teatro Nuevo Apolo- o se asentó la buena acogida de ¿A quién te llevarías a una isla desierta? -todavía en la cartelera del Teatro Lara-.

una noche

Los protagonistas de “Una noche como aquella”. Fotografía por Nave 73

El último gran éxito de Nave 73 se llama Una noche como aquella. Nacho Redondo escribe esta divertida dramedia en la que Chos vuelve a dejar claras sus estupendas cualidades a la hora de dirigir a los actores sobre el escenario -el propio Redondo es uno de los tres protagonistas-. La historia nos presenta a Patricia, Marcos y Juanlu; tres amigos de toda la vida que pasan prácticamente todos los días juntos. Una de sus aficiones es hacerse estúpidas y divertidas preguntas sobre la vida, y retarse a sí mismos para salir de la rutina. Todo parece normal hasta que, una noche, uno de esos juegos termina haciéndose realidad: los tres amigos terminan compartiendo cama.

A partir de ese momento surge una relación de tres muy poco convencional, pero que en ningún momento llega a extrañar o incluso a impresionar al espectador; gran parte de culpa la tiene el estupendo texto de Redondo. El amor, la amistad y el sexo están tan bien representados en escena que seremos una parte más de esta relación tan ordinaria y natural -tan natural que los actores cocinan y cenan durante la función-. Una noche como aquella se desarrolla a medio camino entre la comedia más blanca y delirante, y entre el drama más complejo y picante. La obra representa una perfecta radiografía de las relaciones humanas, de nuestro tiempo y de cómo enfrentarse al amor sin cerrar ninguna puerta. Da igual que el tema te sea completamente ajeno, o que tengas algún tipo de reticencia a estas situaciones: en Una noche como aquella es todo tan “verdad” que no vas a evitar sentirte identificado.

una noche 2

Después del arrollador éxito de las funciones todos los sábados en Nave 73, la obra compagina sus funciones en esta popular sala con representaciones en la Sala Off del Teatro Lara todos los jueves. Este hecho no hace más que confirmar que la escena off madrileña se encuentra desarrollando todo su potencial, con propuestas que intentan ir siempre un paso más allá. Además, como suele ser habitual en todos los proyectos que pasan por “la nave”, Una noche como aquella cuenta con música en directo, de mano de una de las voces con más personalidad de la capital: Ana Pi.

Despues de leer, ¿qué te pareció?