Espera un poco!

No tienes nada aún. ¿Ya viste lo nuevo en nuestra Store?

Ayy, close that door, we blowin' smoke
Music Perspectives

“Am I A Girl?”, el álbum y apocalipsis pop de Poppy que desafía la idea de género

Poppy. Fotografía: Poppy/Instagram
Words Mirangie Alayon

Poppy tiene al menos unos cinco años afinando esa personalidad misteriosa y digital, esa que fascinó a millones de seguidores en YouTube gracias a a los absurdos y fascinantes videos que subía con la colaboración del director Titanic Sinclair, y en donde podíamos verla en escenarios surrealistas: comiendo algodón de azúcar, cepillándose el cabello, hablando con plantas, maquillándose, repitiendo palabras y oraciones sin parar, convirtiéndose en una figura de culto para la era de Internet.

Para muchos, Poppy es como una cyborg real rodeada de tonos pasteles, una figura tan creepy como fascinante, y con una voz tan dulce como cualquier colegiala japonesa de animé. Luego de lanzar el EP Bubblebath en el 2016, el año pasado llegó con su primer larga duración Poppy.Computer, una exploración sonora de los temas que la artista venía introduciendo en sus videos de YouTube: la idea de ser un robot en un mundo extraño e hiperconectado, con innumerables referencias a la Internet, a microchips y circuitos, y en donde un novio que se porta mal necesita una actualización de software. Ese primer disco fue extraño, fascinante, y lleno de un pop brillante y súper estilizado, lleno de detalles, de sintetizadores y una producción intrincada, como una producción de J-pop fuurista.

Desde entonces, Poppy ha buscado llegar al mainstream: ese es justamente el objetivo de su disco Am I A Girl?, lanzado el pasado 31 de octubre a través del sello Mad Decent de Diplo, con quien la cantante también colabora en el tema Time Is Up, uno de los mejores de la producción, y uno que captura ese feeling apocalíptico, opresivo y 100% que representa Poppy.

Del pop al nü metal

Escuchar el álbum de principio a fin solo toma unos 40 minutos: los temas fueron construidos para permanecer en la zona dorada de los tres minutos o menos, con la excepción del track que le da título a la producción. Si no has escuchado a Poppy a profundidad antes de sumergirte en Am I A Girl?, las primeras canciones pueden ser relativamente extrañas, pero este álbum rápidamente se vuelve aún más bizarro a medida que pasa el tiempo.

Sorprendentemente, la primera mitad del disco es en realidad bastante relajada, con pistas que evocan el verano como Aristocrat y Time Is Up, para luego subir la intensidad y las revoluciones con Hard Feelings y con Am I A Girl?, que se viene con una vibra de rock alternativo inesperada. De ahí en adelante, las cosas se ponen realmente salvajes: con Play Destroy, una de las mejores pistas del álbum, Grimes y Poppy se transforman en el dúo dinámico del pop alternativo, y esta pista realmente nos muestra el verdadero potencial de Poppy más allá de su imagen. Comenzando con un riff literal de nü metal antes de comenzar el verso más dulce y soñador de todo el álbum, la pista cambia el álbum sobre la marcha, pues es literalmente lo contrario de lo que muchos esperarían de esta colaboración.

X cierra el récord como una declaración a todo volumen en uno de los tracks más dementes del disco: guitarras eléctricas rugen y la batería suena como en un track de Babymetal antes de que Poppy regrese al pop y la distorsión regrese momentos después para hacer del tema toda una experiencia sonora entre la calma y la locura. Si somos honestos, nos hubiese gustado escuchar temas más experimentales como estos.

Fierce, iconic, queer

Si bien es cierto que Am I A Girl? reúne muchos de los mismos temas del disco anterior, idolatrando estilos de vida millonarios, la abrumadora presión de ser constantemente icónica y de ser una mujer que tiene el control y que busca su empoderamiento constante, es un disco totalmente pop de principio a fin, incluso cuando incluye elementos de heavy metal. La evolución de Poppy continúa, aunque se siente un poco truncada en este disco, pues es difícil ser una microcelebridad de culto cuando quieres llenar estadios en tu próxima gira. Es justo en esa dicotomía donde se ubica el disco, perdiendo un poco de esa imagen alternativa para llegar al mainstream.

Pese a esta crítica, sin embargo, la narrativa de Poppy cambia un poco: cuando se pregunta Am I A Girl? se siente como si cuestionara más el concepto de de identidad de género que un conflicto entre humanidad y un mundo robotizado, lo cual la ubica en un nivel distinto en el mundo pop, ofreciendo una perspectiva cercana sobre un tema profundamente personal para muchos.

Para nadie es un secreto que atraer al público LGBTQI+ en el pop es la primera lección que se aprende, pero el caso de Poppy se aleja de los llamados obvios del resto de las artistas femeninas pop apoyadas por hordas de stans en Internet. A su manera, se acerca más a la idea de verte y sentirte diferente plasmada por Janelle Monáe en su disco Dirty Computer de este año, un nexo improbable e inesperado que sin embargo está allí: en un mundo estandarizado en todos los sentidos, Poppy parece sentirse como el robot defectuoso que logró tener conciencia propia antes que los demás, cuestionando las reglas establecidas.

“Am I a girl? Am I a boy? What does that even mean? I’m somewhere in between”

Am I A Girl? sirve como una fábula sobre el apocalipsis venidero que coloca las reflexiones de Poppy sobre la inteligencia artificial en un entorno que les hace justicia, pero sin dejar atrás cuestionamientos humanos. Es un escalón hacia su verdadera imagen, su verdadera identidad y su verdadero sonido. Quizás en su próximo disco, la pregunta que se plantea este finalmente tenga una respuesta y sepamos si el corazón dominó finalmente a la máquina.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 12
    Me gustó
  • 3
    Me prendió
  • 51
    Lo amé
  • Me deprime
  • 9
    WTF!
  • 4
    Me confunde
Magazine

ISSUE #02

$5.000
Limpiar

Conoce a Lachlan Watson, el actor no binario de 17 años: “Yo estaba como, ‘estoy presentándome como alguien trans, ¿por qué sigo siendo tan infeliz? Cuando te embarcas en una vida queer, cuando intentas descubrir quién eres, te sientes muy solo…” + More