En julio del año 2015, Alice Glass lanzó un sencillo llamado Stillbirth junto a una poderosa declaración en donde hablaba de una abusiva relación de larga data que comenzó en su adolescencia y que la dejó con terribles secuelas emocionales, pero que también la había enseñado a quererse a sí misma y a enfrentar esos demonios. Todas las ganancias del tema, hecho junto Jupiter Keyes, el ex integrante de HEALTH, fueron destinadas a organizaciones que ayudan a sobrevivientes de violencia doméstica y sexual.

Desde entonces, ha estado haciendo algunas cosas con el diseñador Alexander Wangtrabajando en su primer álbum en solitario. Ya tiene más de un año afinando los detalles de esa primera producción discográfica de la que habló hace meses atrás, y que representa un nuevo comienzo luego de su traumática y polémica partida de la agrupación Crystal Castles. En una entrevista con THUMP, Glass adelantó un poco sobre el sonido que nos espera, en el que podremos escuchar su voz claramente y sin distorsiones.

“Desde un principio sabía cómo quería que las cosas sonaran: siniestras y dulces, pero ahora el sonido evolucionó. Algunas canciones suenan más como ser comido por hormigas de fuego y algunas canciones son como ser consumido lentamente por una serpiente.”

Glass también conversó acerca del clima político actual de su país y cómo se ha visto afectada por ello. La artista comenta sobre la importancia de no guardar silencio ante la injusticia, pues las personas más afectadas necesitan saber que hay gente que las apoya.

“Mucha gente en el otro lado está criticando a los artistas por ser vocales y hablar al respecto, pero eso es sólo una estrategia para silenciarnos. La gente en la industria de las artes y del entretenimiento tiene mucha influencia para ayudar a las ideas progresivas a ganar fuerza.”

Se espera que el disco de Alice se estrene en algún momento de este año. Mientras esperamos, recordemos su canción Stillbirth del 2015:

Despues de leer, ¿qué te pareció?