Los fanáticos de la música electrónica alrededor del mundo siempre tienen algo nuevo por descubrir, ya sea nuevos artistas, DJs del underground que logran hacer temblar el suelo de la pista de baile, o algún productor ingenioso que logre fusionar diferentes estilos que llenen como una bocanada de aire fresco una noche que llega hasta el amanecer. Y aunque por lo general muchos artistas del género buscan trabajar con las más recientes herramientas que la tecnología les proporciona, otros prefieren irse a la base más esencial de su música: el código.

Durante los últimos años, ciudades británicas como Sheffield o Londres le han dado la bienvenida a una nueva generación de DJs, que hacen sus sets con música creada usando un código en sus computadoras que van escribiendo en vivo frente a su público de manera improvisada mientras acompañan el performance con imágenes también generadas en vivo en donde los asistentes pueden ver los algoritmos que producen los beats que los hacen mover el cuerpo.

Parte del código que se genera a través del programa Tidal Cycles. Fotografía: YouTube

Parte del código que se genera a través del programa Tidal Cycles. Fotografía: YouTube

De acuerdo con Alex McLean, un algoraver que hace performances bajo el nombre de yaxu y es el creador del software TidalCycles (usado por la mayoría de sus colegas para hacer música), dice que tanto en Amsterdam como Berlín y Sheffieldel movimiento ha venido creciendo poco a poco debido a la naturaleza orgánica de los sets, ya que es necesario conocer los instrumentos hasta sus elementos más básicos, pues terminan utilizando códigos de programación con sus sintetizadores de audio en tiempo real:

“Es una especie de enfoque old school en cierto modo, porque se está alejando de las interfaces gráficas de usuario y simplemente volviendo al texto subyacente de todas las cosas que están sucediendo dentro de una computadora, todos sus elementos, y tratando la computadora como una herramienta de lenguaje”.

El sonido que es a menudo algo crudo, lo-fi y errático: los beats pueden ser difíciles de seguir para los bailarines inexperto, oscilando entre breaks de drum ‘n’ bass, y otras jugando con compases dance. Lo importante es la experimentación real y visceral, incluso si terminas viendo a tu DJ como si fuese Elliot de Mr. Robot, concentrándose para hackear una gran corporación.

Lo más interesante es que muchos de sus fanáticos relacionan este estilo con los patrones que impulsan tanto al cerebro humano como a los procesadores de computadora, donde un enfoque intuitivo de la música despliega resultados similares a un proceso como la codificación en vivo, que es literalmente… pues, literal. En los raves, la mayoría de los asistentes terminan viendo el código que crean los DJs, más que sumergirse en la música, así que el show termina transformándose en un performance artístico con baile incluido.

Despues de leer, ¿qué te pareció?