Espera un poco!

No tienes nada aún. ¿Ya viste lo nuevo en nuestra Store?

Ayy, close that door, we blowin' smoke
Art

Alex Jenkins: el surrealismo ácido de lo mundano transformado en criaturas grotescas

Arte: Alex Jenkins
Words mor.bo

El año pasado les estuvimos hablando de Alex Jenkins, un ilustrador londinense cuyo trabajo está sumergido en sátira, surrealismo y un gracioso y grotesco absurdo con criaturas extrañas inspiradas en artistas como Hieronymus Bosch.

Desde la última vez que lo destacamos en nuestra página, Alex no sólo ha aumentado su cartera de clientes (incluyendo a The New York Times, BBC y hasta la banda Phish), sino que ha buscado desarrollar un poco más la narrativa de su trabajo en vez de depender de lo grotesco y así darle un espacio más amplio de interpretación a los espectadores, sin perder su estilo, claro está.

“Siempre me gusta jugar con los elementos humorísticos, porque te puedes relacionar con ellos y sirven para balancear la ilustración si trata sobre un tema muy oscuro o macabro”.

Con esta nueva muestra de Jenkins vemos a sus extraños personajes en el medio de sus rutinas cotidianas, tales como ir a tomarse un trago, verse en el espejo, comerse una pizza o sentarse frente a la computadora… claro está, con su perspectiva surrealista llena de colores vibrantes y a veces de escenas un tanto perturbadoras que sin embargo no dejan de hacernos sonreír.

Arte: Alex Jenkins

Arte: Alex Jenkins

Arte: Alex Jenkins

Arte: Alex Jenkins

Arte: Alex Jenkins

Arte: Alex Jenkins

Arte: Alex Jenkins

Arte: Alex Jenkins

Arte: Alex Jenkins

Arte: Alex Jenkins

Arte: Alex Jenkins

Arte: Alex Jenkins

Arte: Alex Jenkins

Arte: Alex Jenkins

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 1
    Me gustó
  • Me prendió
  • 3
    Lo amé
  • 1
    Me deprime
  • 3
    WTF!
  • Me confunde
Magazine

ISSUE #02

CLP $5.000
Limpiar

¿Podrías estar sufriendo de anorexia sexual sin saberlo? Los adictos al sexo se “sobrealimentan” a través de la promiscuidad o el comportamiento de alto riesgo, los anoréxicos sexuales se “mueren de hambre”, negándose a sí mismos el placer de las relaciones, las citas, el amor y una conexión genuina con los demás. More