El artista norteamericano Alex Da Corte es conocido por su exuberancia, abstracción y modernismo. Dice que trabaja como un “antropólogo del pasado inmediato”, creando escultura con artefactos coloridos salidos de la cultura de consumo del siglo pasado, por lo que muchos dicen que no sólo es el heredero moderno del pop art, sino el pionero del nuevo Pop-Art, gracias a sus objetos cotidianos reimaginados en sus extraños ambientes reconstruidos, en sus videos, imágenes digitalizadas, o simplemente como material para pintar: ha hecho pinturas de champú.

Da Corte no piensa en la escultura como estática, o como objetos de naturaleza muerta, sino como una manera de seguir una acción. Para él, la escultura es desenredar el concepto de un objeto familiar, y es por ello que en su práctica a menudo involucra colores brillantes, imágenes publicitarias nítidas, y cameos de figuras de la cultura pop.

"Free Roses" por Alex Da Corte.

“Free Roses” por Alex Da Corte.

La semana pasada, vimos su trabajo más reciente, el video musical New York de St. Vincent, para quien reimaginó una ciudad de fantasía, con bloques de colores, encuadres que pudieran ser retratos perfectos, y una narrativa moderna pero romántica de la ciudad que nunca duerme.

Technicolor surrealista

Esta no es la primera vez que Da Corte se aventura a hacer un video musical: en el 2013 creó el visual del tema Hush BB del rapero Le1f, y meses después también dirigió el clip del tema Everything Is Boring and Everyone Is a Fucking Liar de Spank Rock.

Alex Da Corte. Fotografía: VICE

Alex Da Corte. Fotografía: VICE

Sin embargo, una de sus mejores creaciones fue con el soundtrack de Leonard Cohen y su tema Chelsea Hotel No. 2, para quien hizo un video no oficial.

Este trabajo en particular puede entenderse como un índice de la obra de Da Corte en cuanto a materiales, colores y procesos: dos manos cubiertas de harina, suciedad, papel de aluminio y cinta de embalaje, manipulan productos alimenticios y objetos, como rebanadas de pan, plátanos, uvas, cerezas, y lechuga, así como una bolsa de plástico, una escoba y una silla.

El video estalla en colores con un cubo naranja brillante, un huevo azul , y un refresco color rojo cereza. Ketchup, soda y esmalte de uñas imitan el color y la textura de la pintura y de las secreciones corporales, y sirve como un estudio de color, textura, movimiento, sonido, olfato y deseo del trabajo de este artista.

Tal como vemos, Da Corte se siente particularmente atraído por objetos que, según sus palabras, “no entiende o no le gustan”. Trata de despojar a su trabajo de su propia aversión para estudiar cómo encontrar placer en la forma, el color o composición, incluso de los elementos más mundanos, elevándolos como entidades dignas de nuestra atención. Todas las imágenes son atractivas en el trabajo de Da Corte, pues para él, la fantasía está presente y disponible en todas las formas. ¿Cómo iba a resistirse a hacer su propia versión de Nueva York para St. Vincent?

New York, New York

Annie Clark en su más reciente video, "New York".

Annie Clark en su más reciente video, “New York”.

Luego de colaborar como artistas como Dev Hynes, mejor conocido como Blood Orange, no es de extrañar que las casi sinestésicas instalaciones de Da Corte hayan llamado la atención de músicos como St. Vincent. En el video la vemos como la protagonistas de diversos escenarios surrealistas que involucran cisnes, las nalgas de un maniquí, y algunos vegetales en llamas. En una entrevista reciente, Alex explica un poco cuál fue su inspiración para el clip:

“Creo que mucha gente tiene diferentes ideas de lo que es Nueva York, y no hay una idea correcta o una idea verdadera. Mi visión de la ciudad está basada en algunas de las esculturas de NYC que siempre me han interesado, como el Alamo Cube en Astor Place y The Wall, que representan una idea muy simple, formal de una ciudad. Las imágenes en movimiento y los vídeos en movimiento, configurados como música o no, son obras de arte en sí mismas. Lo que es realmente especial acerca de hacer un video musical es que se puede compartir tan rápida y tan ampliamente. ¡Todo el mundo puede verlo! Es realmente libre”.

Al ver el video, queda claro que el artista transfirió sus variadas y extensas habilidades con la manipulación de objetos y materiales a un mundo colorido de acontecimientos extraños pero hermosos: el video forma encuadre a encuadre una brillante y llamativa narrativa surrealista y de ensueño basada en diferentes percepciones de Nueva York, permaneciendo fiel a su estilo distintivo de producción, y poniéndole un poco de estilo a letras como you’re the only motherfucker in the city who can handle me.

Disfrutemos a continuación una vez más del trabajo de Alex Da Corte en el video New York de St. Vincent:

Despues de leer, ¿qué te pareció?