Uno de los objetivos principales en el trabajo de la fotógrafa rusa Alena Zhandarova es traspasar los límites de la percepción del mundo haciendo cosas diferentes. Para ello, Alena se ve a sí misma como la fabricante de su propio universo, en donde pueda crear sus propios héroes y heroínas y transformar sus sentimientos en arte visual.

Uno de sus intereses es explorar el tema de la singularidad y la diversidad de cada persona, así como la conexión entre los mundos internos y externos. Con sus fotografías, esta artista rompe con las convenciones, tratando de crear sus propias reglas, tal como lo demuestra en esta muestra de su serie Puree with a Taste of Triangles.

En sus imágenes combina incompatibles, creando algo de la nada y con coincidencias que luego se convierten en peculiares historias… en especial aquellas que son difíciles de captar a simple vista, pero que se entienden con el corazón. Así, las heroínas de Zhandarova tienen los rostros cubiertos, mezclándose con los patrones y los colores de fondo hasta fundirse con ellos, pero destacando de otras formas sus personalidades y los secretos que no pueden verse con la mirada.

Puree with a Taste of Triangles

Fotografía: Alena Zhandarova

Puree with a Taste of Triangles

Fotografía: Alena Zhandarova

Puree with a Taste of Triangles

Fotografía: Alena Zhandarova

Puree with a Taste of Triangles

Fotografía: Alena Zhandarova

Puree with a Taste of Triangles

Fotografía: Alena Zhandarova

Puree with a Taste of Triangles

Fotografía: Alena Zhandarova

Fotografía: Alena Zhandarova

Puree with a Taste of Triangles

Fotografía: Alena Zhandarova

Puree with a Taste of Triangles

Fotografía: Alena Zhandarova

Puree with a Taste of Triangles

Fotografía: Alena Zhandarova

Puree with a Taste of Triangles

Fotografía: Alena Zhandarova

Puree with a Taste of Triangles

Fotografía: Alena Zhandarova

Despues de leer, ¿qué te pareció?