Aquellos que sintieron que el resultado del Brexit hace unos meses atrás fue una decisión tomada por la gente sin estar bien informada, recibieron muy buenas noticias hoy en el Reino Unido, pues el tribunal Supremo británico falló esta mañana en contra del gobierno de Theresa May, y además estipuló la necesidad de un voto en el Parlamento para poder activar la salida del país de la Unión Europea.

De acuerdo con BBC, el juez John Thomas falló a favor de Gina Miller, una gestora de inversiones de la ciudad de Londres, que encabezó el conflicto legal y civil contra el gobierno, alegando que el resultado del referéndum del 23 de junio fue “consultivo” y “no vinculante”. La Primera Ministra amenazó meses atrás con la invocación del artículo 50 del Tratado de Lisboa, con el que su gobierno podría activar el Brexit sin necesidad de un voto en el Parlamento, pero luego de esta decisión del Tribunal Supremo, no tendría la potestad.

Como resultado, el gobierno ya confirmó que apelará este dictamen ante la máxima instancia judicial del Reino Unido, quienes probablemente darán su respuesta final antes de finales de año. El partido laborista celebró la decisión puesto que habrá un “control parlamentario” del proceso del Brexit, mientras que los partidarios conservadores anunciaron que el parlamento estaba preparando “una medida de traición” contra el resultado de las elecciones de junio.

De acuerdo con cifras liberadas entes del referéndum, 480 de los 650 diputados eran partidarios de la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea, aunque desde entonces muchos han admitido que un voto opuesto a la voluntad popular los enfrentaría con los electores. Este es justamente el argumento de la apelación de Theresa May, quien afirma que el órgano legislativo británico no puede enmendar el voto de la mayoría de los británicos, quienes en un 52% apoyaron la medida de la salida de la UE.

Se espera que la decisión final del Tribunal Supremo se dé a conocer en el mes de diciembre.

Despues de leer, ¿qué te pareció?