[SPOILER ALERT: En el siguiente post, muchos spoilers de Los Últimos Jedi encontrarás.]

El estreno de la última película de Star Wars, Los Últimos Jedi, ha generado controversia en la galaxia. Existe una lista de 70.000 personas que han firmado una petición oficial para que la película sea removida del canon oficial y fingir que esto nunca sucedió. Básicamente argumentan que:

  • Destruyeron el legado de Luke y los jedis
  • Nos han quitado a nuestros héroes
  • Se han cagado en el universo expandido

A esto se le suman otras críticas tales como que el guión es malo / no me gusta que Luke tire el sable láser / no me gusta que la princesa Leia vuele en el espacio / los personajes de Rose y Finn no aportan nada a la historia / hicieron mierda al personaje de Luke / hicieron mierda a Yoda / los personajes son ambiguos / los personajes son insulsos / hay mucho humor. Los comentarios son interminables.

Sin embargo, antes de empezar a hablar, hagamos un poco de historia: El Imperio Contraataca (1980) en su momento fue muy atacada por los fans: existía gente que decía que Luke tenía que estar con Leia y que Darth Vader no podía ser el padre de Luke. Y, sin embargo, hoy en día, es universalmente aceptada como la mejor película tanto por la crítica como por la audiencia. De hecho, La gente estaba tan enojada, que hasta incluso enviaba cartas insultando y quejándose. Lo mismo que sucede hoy, pero en las redes sociales. Entonces, ¿qué fue lo que pasó? ¿Y qué cambió en este tiempo?

Bueno, a El Imperio Contrataca se la criticó por ser DISTINTA. Hubo giros argumentales que no fueron tan clásicos como en Una nueva Esperanza, y eso generó dudas. A El Despertar de la Fuerza también se la criticó, pero por ser muy parecida a episodio IV. Y ahora, los fans vuelven a acusar a esta nueva Star Wars de ser distinta. ¡Vaya que no hay nada que les venga bien! Lo cierto es que Rian Johnson tomó riesgos, ya que Los Ultimos Jedi también es distinta.

"No me gustó The Last Jedi! ¡Mirenme, mírenme!

“No me gustó The Last Jedi! ¡Mirenme, mírenme!

¿Que le pasa entonces a la crítica pseudo-burguesa-intelectual que critica tanto?

Según mi punto de vista, es porque no la entienden. Están tan ensimismados en analizar todo que no se dan un suspiro para relajarse y disfrutar durante 2 horas y media. Quizás tengan tanto odio en su interior que no les permite calmarse. Pero bueno, dejaremos esos asuntos para los psicólogos. Aquí, ¡nos concentraremos en la película! ¡Y se la explicaremos!

1. Matar al pasado

DESTRUIR. De eso se trata todo. Si no entendiste eso, no entendiste la película. Al decir esto ya imagino en mi cabeza a los vociferantes opositores gritándome y escupiéndome en la cara: “Sí, pues destruyeron el pasado ¡pero también destruyeron el universo, destruyeron todo!”. Bueno, cálmense. El mismo Rian Johnson es consciente de esto y lo advierte.

2. Esto iba a pasar si Star Wars quiere avanzar y mantenerse vital

El mensaje es claro. Esta ya no es más la historia de Luke Skywalker; es la historia de Rey, Finn y Poe. Justamente Los Ultimos Jedi trata sobre eso: de dejar atrás el pasado y comenzar algo nuevo. La fuerza ya no es patrimonio exclusivo de los jedis, sino que todos pueden ser sensibles a ella. Lo más importante de este episodio es que prepara al público para que deje la nostalgia y que piensen en lo que vendrá.

3. Los jedis no se rinden

Este concepto molestó mucho a los fans, especialmente en la escena en que Luke tira su sable luminoso y lo rechaza. Eso de que los jedis no se rinden es falso: al finalizar episodio III, Luke es resguardado en un planeta desértico, Obi Wan se oculta y Yoda se fue a una cueva. Es decir, ¡nadie fue a inmolarse y atacar al imperio por su cuenta!

4. Aprende a valorar el fracaso

La historia se centra en darle mucha importancia al fracaso. “Mayor maestro que el fracaso no hay” le dice Yoda a Luke.  La saga se trata de eso. De equivocarse, y en base a eso, aprender de ese error. 

5. Los personajes son ambiguos

¡Y pues claro! Tanto Luke Skywalker como Kylo Ren son ambiguos, y eso es justamente lo que los hace interesantes. A mi juicio, el pesimismo y la crisis existencial en que se encuentra Luke para luego transformarse y convertirse en leyenda es asombrosa. Y ¿qué decir de Kylo Ren?  un villano complejo emocionalmente apañado bajo la gran actuación de Adam Driver.

Pero las ambigüedades no están solo en los personajes. Es imposible no remarcar el contenido político del nuevo episodio: los ricos venden armas a la Primera Orden, así también como a los Rebeldes. Y lo hacen explotando a los más débiles.

6. Se acabó el mito de “El Elegido”

La fuerza esta en todos. Ya no existe más el concepto de un elegido. No hay que pertenecer a un linaje mágico para ser un héroe. En el final, Luke se sacrifica y se convierte en leyenda para que haya un futuro. Ahora es admirado en todos los rincones de la galaxia permitiendo que la fuerza se manifieste en nuevos personajes. Obi-Wan, Yoda, Qui-Gon Jinn, también han muerto de la misma manera. Si bien recuerdan en la escena final, ya vemos a uno de los niños en Canto Bight manifestar su sensibilidad a la Fuerza cuando toma una escoba y ve hacia el horizonte.

7. ¿Qué pasa con Snoke?

Mucha gente se precipita y siente algo de taquicardia al no saber quién es. Era un bastardo manipulador. Esa es la respuesta. Y recordemos que no sabíamos nada de Palpatine tampoco en la trilogía original, y que conocimos su historia en el universo extendido.

8. El guión es malo

Que hay cosas que no funcionan es absolutamente cierto. Por supuesto que no todo son rosas: los fallidos planes de Finn y Rose son seguramente el punto más débil del film, así también como la innecesaria y forzada aparición de Maz Kanata en una escena. Y también es cierto que los personajes de Benicio del Toro y Laura Dern no aportan demasiado. 

Muchos argumentan que hay muchos giros en la historia, y que eso los confunde y los termina sacando de clima. Los Últimos Jedi es una historia coral, hay varios protagonistas. Y si bien las tramas y subtramas puedan parecer inconexas, al final todas confluyen en una misma unidad temática que son la lucha entre Primera Orden/Rebeldes y el lado Oscuro/Luminoso.

En conclusión, para entender y que te guste Los Últimos Jedi vas a tener que salir de tu zona de confort y vas a tener que aprender a soltar. Sé que lo nuevo puede ser difícil de aceptar, pero algo que los fans tienen que entender es que estamos en el año 2018 y que pasaron 41 años ya desde la primera película.

La saga continúa, y para ello es necesario deshacernos de aquellos héroes de nuestra niñez, para así poder recibir a otros nuevos. Así como la saga original marcó a una generación, esta nueva trilogía es la que le abre las puertas a millones y millones de niños que se suman al universo Star WarsLas cosas no son blancas o negras; y eso es un poco lo que muestra el film. ¿Estás entre las personas que aceptan la innovación o entre las que quieran mantener la tradición?

Despues de leer, ¿qué te pareció?