Si eres como nosotros, siempre estás en la búsqueda de una nueva serie de televisión que te haga no sólo comerte las uñas delante de la pantalla, sino que te ayude a ejercitar tus músculos cerebrales luego de verte un montón de capítulos. Así que después de ver Stranger Things 2 y mientras esperamos por The Punisher y por Dark en las próximas semanas, te tenemos tu próxima obsesión: se llama The Sinner.

Original de USA Network, esta serie de ocho episodios ya está disponible en Netflix, y es un thriller de misterio y crimen en el que no nos preguntaremos “¿quién lo hizo?”, sino “¿por qué?” y quizás “WTF?” en algunos episodios. Ya que queremos que te contagies con nuestra fiebre por este impactante show del que te garantizamos terminarás hablando con todos, decidimos hacerte una lista de razones por las que debes empezar a verla inmediatamente.

1. El elenco y el equipo son geniales

La protagonista de la serie es Jessica Biel, quien está acompañada de Bill Pullman (¿te acuerdas del presidente en el filme Independence Day? Pues es el mismo), Christopher Abbott, Abby Miller y Dohn Norwood. Además, fue producida (y dirigida) por Antonio Campos y por Derek Simonds, quien está detrás de otras series destacadas como When We Rise y The Astronauts Wives’ Club. Así que ya sabes que vas a estar en buenas manos.

2. La trama es un thriller demente

Aquí es en donde las cosas se ponen interesantes: la serie está inspirada en el libro del mismo título de la novelista alemana Petra Hammesfahr, aunque de acuerdo con Biel, lo mejor es ver la serie y luego leer el libro. ¿De qué se trata? Pues bien, The Sinner cuenta la historia una joven madre, Cora Tannetti (Jessica Biel), cuya vida cambia por completo luego de un inexplicable y sangriento ataque de ira: termina cometiendo un sorprendente acto de violencia (al parecer de la nada), pero no tiene idea de por qué. Aquí es donde llega el investigador Harry Ambrose (Bill Pullman), quien se obsesiona por descubrir el motivo oculto de Cora, y juntos hacen un viaje angustioso a las profundidades de la psiquis de Cora y los violentos secretos escondidos en su pasado. Oooohhh.

3. Amarás el maldito estrés que te va a dar

Ya que la serie nos plantea tantas dudas y preguntas desde el mismísimo primer capítulo, lo mejor es sufrir durante ocho capítulos, tratando de descubrir qué mierda esta pasando en cada uno de ellos. Por este motivo nos involucramos más y más con la historia de Cora, así como con la investigación de Harry, y sí, no vamos a mentirte: vas a terminar muy estresado preguntándote cómo demonios esto se va a resolver en ocho capítulos. Pero te prometemos que vale la pena: sólo vas a necesitar u poco de paciencia.

4. No vas a adivinar el final fácilmente

A menos que seas un experto, y si es así, el FBI te necesita. Lo realmente interesante es que la serie tiene tantos twists dramáticos y narrativos que siempre va a mantenerte atento, e incluso podría inspirarte a hacer un drinking game cada vez que alguien diga una mentira, o cada vez que Cora insista en declararse culpable: terminarás borracho pero feliz y quizás lanzando una hilera de groserías cuando pensabas que ya lo tenías todo resuelto y el show te lance un golpe bajo. Ahahahahaha.

5. El soundtrack es un regalo para tus oídos

En este camino a la verdad, la música es uno de los elementos más destacados gracias a la composición de Ronit Kirchman, quien creó una paleta sonora especial para el show con sonidos electrónicos que le dan a la serie capas adicionales de emoción y movimiento gracias a un violín de siete cuerdas, herramientas de producción e instrumentos virtuales como Kontakt, Soniccouture y Vienna Ensemble Pro.

6. Los críticos la aman

Con un 94% de frescura en el exigente website de crítica Rotten Tomatoes, es en definitiva una de las mejores producciones dramáticas de los últimos meses: al parecer no sólo es una adaptación fiel de la novela, sino que mantiene ese espíritu impredecible y lleno de tensión que tanto se aprecia en un thriller, sobre todo si está protagonizado por una mujer. ¿Ya te vamos convenciendo?

7. Vas a tener que ver los 8 capítulos en un binge maníaco

¿Suena exagerado? Pues bien, es así. No hacemos las reglas: una vez que comiences con el primer episodio vas a quedarte enganchado como un junkie delante de la pantalla, así que considérate prevenido y comienza a ver The Sinner cuando tengas al menos ocho horas desocupadas en tu agenda, pues cuando te des cuenta van a ser las tres de la mañana, y no respondemos por noches de sueño perdidas.

Si aún tienes dudas acerca de si esta serie es para ti, pues no te preocupes, acá te dejamos el trailer para que el misterio de The Sinner te atrape: ya todos los capítulos están disponibles en Neflix y esperando por ti.

Despues de leer, ¿qué te pareció?