Espera un poco!

No tienes nada aún. ¿Ya viste lo nuevo en nuestra Store?

Ayy, close that door, we blowin' smoke
Lists Perspectives

7 frases para recordar a la activista Ana González, símbolo de resistencia chilena

Ana González. Fotografía: Agencia Uno
Words mor.bo

Esta mañana, Chile amaneció de luto con la partida de Ana González, una eterna luchadora de los derechos humanos; mujer valiente e incansable, y símbolo incendiario de las familias de los desaparecidos de la dictadura. Durante 42 años, esperó que algún día entraran por la puerta de su casa Manuel, Manuel Guillermo, Luis Emilio y Nalvia; su esposo, sus dos hijos y su nuera, quienes un buen día se esfumaron sin rastro a manos de la Dina, y que terminaron secuestrados, torturados y asesinados en un destino injusto y devastador.

Pero la vigilia de Ana terminó hoy 26 de abril de 2018 a los 93 años, con una vida marcada por las marchas, las protestas, los encadenamientos en el viejo Congreso Nacional y las huelgas de hambre. Marcada por denuncias, por golpes en la puerta y por su eterna pregunta plasmada en un cartel, “¿Dónde están?”. Una vida de combate, de homenajes de conciertos y dedicatorias, pero sobre todo, de inspiración a una nueva generación que tiene por delante más lucha y consignas en la garganta.

Hoy, mor.bo le rinde homenaje a esta figura incomparable de la historia chilena de la resistencia con una selección de frases que nos recuerdan no solo sus principios, sino sus esperanzas, sus victorias y el dolor infinito de la pérdida que marcó su existencia. Gracias por todo, Ana, y que en donde estés, la ansiedad de ver a los tuyos se haya esfumado en un encuentro que el destino te debía hace más de cuatro décadas.

1. La lucha apenas empieza

“El país está como lo pensó Pinochet. Cuando dicen ‘le ganamos a Pinochet’… Pienso que no es verdad. No le ganamos. Seguimos divididos y los luchadores de antes se recogieron a sus casas. Para eso fue la dictadura: para silenciar al pueblo que había ganado su libertad. Pero confío en los jóvenes de hoy. Salen a las calles a protestar y eso significa que vamos bien”.

2. La misiva a Juan Emilio Cheyre exigiendo la verdad

“Yo quisiera creer que para los míos no hubo parrillas, ni pau de arará, ni submarinos húmedos o secos. Yo quisiera creer que el bebé de Nalvia nació y otras manos mecieron su cuna, yo quisiera creer que ese nieto aún vive y tendría 27 años y que algún día lo encontraré. Toda esa verdad, General, está en sus manos, verdad que no destruirá al Ejército. Al contrario, sólo entonces, será su ejército y mi ejército, y el ejército de todos los chilenos, porque se habrá reivindicado de lo que un día los llevó a matar a sus propios hermanos”.

3. Mirando a Allende de frente

“[En un matrimonio] organizamos una fila para saludar al presidente recién asumido. En eso estábamos cuando me doy cuenta de que Allende saluda y saluda, pero quizás porque tenía tantos dirigentes detrás que le hablaban, ya no miraba a quien tenía al frente. Bueno, en eso llega mi turno y él me estrecha la mano, pero miraba para atrás, pero yo no le doy la mía. Entonces, siente que no le dan la mano y se da vuelta y ahí me miró. Es ahí cuando lo miro y le digo ‘sabe, señor presidente, cuando me dan la mano me gusta que me miren a los ojos’. Y así fue”.

4. El silencio a gritos de los ausentes

“Yo sufro por los mágicos y soñadores 21 años de mi nuera Nalvia, embarazada de tres meses, por mis hijos Luis Emilio y Mañungo, y por mi esposo Manuel. Todos ellos fueron detenidos y ocultados en el fondo de la tierra. Pero yo no sufro sólo por mi dolor de ausencia, muero un poco cada día al pensar lo que mis amados sufrieron, en la más completa indefensión”.

5. Amor a Chile

“Este es un pueblo extraordinario, uno de los más humanos, que más siente el dolor de otros. Me gusta todo de Chile, menos los que trabajan para hacer que la gente sea infeliz”.

6. La sonrisa ante el dolor

“La felicidad es la alegría de vivir, y que haya dónde dormir, dónde anidarse en una casita, tener hijos, que los hijos se eduquen, que todos los jóvenes estudien, que los niños sean felices y que los viejos sean bien cuidados por todo lo que han hecho en su vida. Yo creo que es muy difícil ser feliz en las circunstancias en que estoy, porque ser feliz es no saber de la infelicidad, y algunos muy cercanos se han dedicado a hacerme la vida imposible. Pero hay sonrisa, porque lo que la dictadura quiso es que yo, como tantas, nos fuéramos a la casa a llorar y quedarnos muy tranquilas. Pero no lo lograron”.

7. Así quiso ser recordada

“Como una mujer que amó mucho a su pueblo, a su patria, y que por eso cuando vino la dictadura trabajó oculta y libre, siempre pensando en la lucha que con otras organizaciones dábamos para terminar con la tiranía”.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 1
    Me gustó
  • 1
    Me prendió
  • 5
    Lo amé
  • Me deprime
  • 1
    WTF!
  • Me confunde
No gender t-shirt

MOR.BO × Skinitchi

$15.000
Limpiar

¿Podrías estar sufriendo de anorexia sexual sin saberlo? Los adictos al sexo se “sobrealimentan” a través de la promiscuidad o el comportamiento de alto riesgo, los anoréxicos sexuales se “mueren de hambre”, negándose a sí mismos el placer de las relaciones, las citas, el amor y una conexión genuina con los demás. + More