Sabemos que con tantas ofertas televisivas a través de la pantalla, el cable y los servicios de streaming, a veces se hace difícil seguirle la pista a las nuevas series que quizás deberíamos darle un vistazo para variar nuestro menú, y quizás uno de los shows que nos perdimos cuando se estrenó el pasado mes de febrero fue Good Girls, una dramedia que cuenta la historia de tres madres suburbanas de Michigan, hartas de los hombres en sus vidas y del mundo en general que las defrauda.

Las tres deciden defenderse a la mierda en que sus vidas se han convertido asaltando una tienda local de víveres, comenzando una carrera criminal llena de altibajos. Es perversamente divertida, y sin duda se siente parte del espíritu de movimientos como #MeToo y #TimesUp, cuando sus personajes principales deciden independizarse y decirle ya basta a sus circunstancias.

A continuación, te ofrecemos algunas buenas razones para que no dejes de ver esta entretenida serie.

1. Es una mezcla entre Breaking Bad y Thelma & Louise

La serie sigue a Beth, Annie y Ruby, tres mujeres con suficientes problemas personales como para pensar que el robo es su única esperanza: el hijo de una tiene una enfermedad crónica debilitante y costosa; la otra está preocupada por perder la custodia de su hijo, y la tercera está al borde de la quiebra gracias a la ineptitud de su marido mujeriego. Su creadora, Jenna Bans (detrás de series como Grey’s Anatomy Scandal), dice que el show está inspirado en series como Breaking Bad y películas como Thelma & Louise, pero con una visión más ligera que le da cabida a la comedia.

“Creo que con Good Girls no solo seguimos el descenso de estas mujeres a una vida criminal que es más complicada de lo que esperaban, sino que también sigue sus vidas personales, y equilibra lo que están haciendo en términos de sus actividades extracurriculares e ilegales con sus relaciones personales en casa, sin dejar por fuera ese elemento de hastío que las impulsa a empoderarse como criminales”.

2. Su elenco es increíble

Sus protagonistas son Christina Hendricks (Mad Men), Retta (Parks and Recreation) y Mae Whitman (Parenthood), y tal como podemos apreciar a través de los episodios, son las mejores versiones de sí mismas cuando prosperan en medio del caos. Después de años de preparar cupcakes de última hora para la venta de pasteles de sus hijos y de tratar a clientes rebeldes y misóginos en el trabajo, tienen una habilidad especial para resolver problemas difíciles y desean romper las reglas.

3. Combina humor, drama y feminismo

Durante años, los hombres difíciles han dominado la pantalla chica, pero con Good Girls, es refrescante ver cómo las mujeres pueden revitalizar el cliché. Obviamente con la inspiración de Breaking Bad, otro programa sobre familias suburbanas de modales dóciles que necesita dinero en efectivo y que finalmente encuentran su fortaleza en la criminalidad habrá ciertas comparaciones, pero la diferencia es que Walter White nunca tuvo que preocuparse de que si una mujer descubría su identidad secreta intentaría chantajearlo para tener relaciones sexuales o, en su defecto, violarlo. Está ahí justamente el punto de vista distinto que ofrece el show, que nunca esconde su humanidad y empatía pese al caos.

4. Ya fue renovada para una segunda temporada

Así como lo oyes: ya tenemos garantizada una segunda entrega de la serie, así que no te asustes cuando llegues al final de la primera y te encuentres con un épico cliffhanger: ya está asegurado que sabremos cómo terminará todo en sus próximos episodios, que se espera que lleguen el próximo año. ¡A cruzar los dedos!

5. Puedes verla en Netflix

Si te perdiste la primera temporada cuando llegó al aire por primera vez, buenas noticias: el pasado fin de semana la plataforma de streaming Netflix la incluyó entre sus estrenos, así que ya no tienes excusa para darle un vistazo a los primeros 10 episodios y enterarte de por qué Good Girls ya se encuentra en nuestro radar. Mientras tanto, te dejamos el trailer a continuación.

 

Despues de leer, ¿qué te pareció?