Esta tarde, el CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, ha estado respondiendo las últimas tres horas horas una serie de preguntas de una audiencia compuesta por los miembros de los Comités Judiciales y de Comercio, Ciencia y Transporte del Senado de los Estados Unidos: 44 senadores tendrán 5 minutos para preguntarle lo que quisieran al líder de Facebook, quien por primera vez se presenta en el congreso norteamericano pese a estar al frente de una de las compañías más poderosas de la historia durante 14 años.

Sin embargo, su presencia es por una razón histórica: la fuerte presión de la opinión pública generada a raíz del masivo escándalo de recolección de datos de Facebook destapado el mes pasado, y en el que se reveló que la información de decenas de millones de usuarios estadounidenses se transfirieron indebidamente a la consultora política Cambridge Analytica, quienes jugaron un factor decisivo en la generación de contenido que afectó el resultado de las elecciones estadounidenses en donde Donald Trump terminó siendo electo.

Aunque en un principio la compañía minimizó los reportes, Facebook terminó disculpándose, prometiendo hacer cambios y reconociendo que su descuido había afectado hasta a 87 millones de personas. Al parecer hay planes de reformas que incluirán términos de servicio revisados, ajustes de privacidad actualizados, reglas más estrictas para los anunciantes políticos y mecanismos para evitar las fugas de datos.

Las preguntas de Zuckerberg durante el día de hoy se han centrado en la privacidad de las redes sociales y el uso y abuso de datos, y a continuación, les ofrecemos un resumen con los momentos más importantes del testimonio del día de hoy, y que continuará el día de mañana:

1. Los usuarios “siempre tendrán la prioridad” para Facebook

Durante la apertura de su testimonio, Facebook hizo ahínco sobre el hecho de que su principal prioridad como CEO  siempre ha sido la “misión social” de conectar a las personas, construir comunidades y acercar el mundo, y que los anunciantes y los desarrolladores nunca tendrán prioridad sobre eso mientras esté al frente de la red social.

“Facebook es una compañía idealista y optimista, pero ahora está claro que no hicimos lo suficiente para evitar que estas herramientas se usaran también para causar daño. Eso se aplica a las noticias falsas, la interferencia extranjera en las elecciones y en los discursos de odio, así como en la privacidad de los datos. No tuvimos tomamos una visión lo suficientemente amplia de nuestra responsabilidad, y eso fue un gran error. Fue mi error, y lo siento. Empecé Facebook, lo administro y soy responsable de lo que sucede aquí”.

2. Facebook no sabe si han habido incidentes similares anteriormente

Zuckerberg destacó que la compañía se encuentra actualmente en un proceso profundo de auditoría para determinar si antes del escándalo de Cambridge Analytica, desarrolladores habían usado las herramientas de la red social para efectos similares. Cuando le preguntaron por qué Facebook no dice todas las maneras en las que los datos de los usuarios pudiesen ser utilizados por terceros, su CEO expresó que los detalles serían tan extensos, que “nadie leería los Términos de Servicio”.

3. Zuckerberg está abierto a “regulaciones de terceros”

Frente a la pregunta de que si Facebook era un monopolio mediático/social autoregulatorio imposible de controlar, Zuckerberg afirmó que en caso de que al Congreso le parezca necesario, estaría abierto a recibir “recomendaciones” regulatorias sobre el uso de datos por parte de terceros, pero que sin embargo, nadie podía garantizarle que eran las regulaciones “correctas”.

4. Facebook está colaborando en la investigación sobre colusión entre Rusia y Estados Unidos

Aunque Zuckerberg no tiene conocimiento de si hasta los momentos se han emitido órdenes y citaciones de parte del Fiscal General estadounidense para conocer más a profundidad la implicación de Facebook en una posible colusión entre Rusia y el comando de campaña de Trump para influir en los resultados de las elecciones presidenciales, dice que personalmente no ha sido entrevistado

5. Zuckerberg no compartiría la información personal que Facebook comparte normalmente

Uno de los senadores que cuestionó a Zuckerberg, Dick Durbin, le preguntó si se sentiría cómodo compartiendo información personal como el hotel en el que se estaba quedando, o los mensajes que compartió a través de Messenger la semana pasada, aludiendo a parte de la data que Facebook libremente dio a la compañía Cambridge Analytica. Zuckerberg obviamente respondió con una negativa, agregando que en las “opciones de privacidad” de la página los usuarios podían escoger qué compartir con los demás.

6. Todos tus clicks son parte de la data de Facebook

Aunque le costó admitirlo, Zuckerberg dijo que sí, la red social guarda absolutamente todas nuestras interacciones en la red social.

“Hay dos categorías amplias: contenido que una persona ha elegido compartir y sobre la que tiene control total… La otra categoría son los datos que están conectados para hacer que nuestros anuncios y publicidad sean relevantes. Pero la gente tiene control sobre ambos”.

Cuando le preguntaron si aún así Facebook la guardaba toda, Zuck debió responder que sí.

7. La pregunta a la que Zuckerberg no supo responder

Uno de los mejores momentos del cuestionamiento de esta tarde fue cuando el senador Chris Coon le preguntó a Zuckerberg por qué una compañía del tamaño de Facebook dependía de parte de los usuarios para poder etiquetar “comportamiento perjudicial y ofensivo y discursos de odio” cuando tenían los recursos para hacerlo ellos mismos. ¿La respuesta de Zuckerberg?

“Comenzamos en una habitación pequeña con pocos recursos.”

Nada de los billones de dólares en publicidad o los dos mil millones de usuarios actuales. Hmmm.

8. Facebook está haciendo cambios para ayudar a movimientos de resistencia en países con disidentes

Según Zuckerberg, su compañía se encuentra investigando si gobiernos de países como China o Rusia han podido acceder a datos personales de ciudadanos de sus países que podrían ser considerados como disidentes, y quienes usan la plataforma como una alternativa comunicativa. En el caso de organismos norteamericanos como ICE (la fuerza deportadora de Trump), dijo que Facebook se ve obligado a cumplir con la ley si les piden cierta información, aunque no pondrían la seguridad de ciudadanos en riesgo “intencionalmente”. Habló un poco de los pasos que están siguiendo para mejorar en ese aspecto:

“Estamos contratando a más personas que hablen más idiomas, trabajando con grupos de la sociedad civil para identificar a los líderes que puedan incitar al odio y realizando cambios en los productos para algunos países como Myanmar”.

9. Los 87 millones de usuarios “consintieron” a que su data se utilizara

Uno de los momentos más álgidos del encuentro de Zuckerberg con el congreso norteamericano sucedió hace momentos, cuando el senador Jerry Moran le preguntó al CEO de Facebook cómo cuando solo 300.000 personas le dieron permiso a una aplicación de tener sus datos, 87 millones terminaron afectados. Este fue el diálogo:

Zuckerberg: Nuestra opinión es que no violamos la orden de consentimiento. La forma en que funcionó la aplicación es exactamente como explicamos que funcionaba. El sistema funcionó tal como fue diseñado, el problema es que diseñamos el sistema de una manera que no era buena.

Moran: ¿No estás sugiriendo que los amigos de esas personas dieron su consentimiento a que su data se explotara?

Zuckerberg: Si estaban claros en cómo funcionaba el sistema, por lo tanto, se dio el consentimiento.

Es posible que 87 millones de personas estén en desacuerdo con él justo en este momento.

10. Zuckerberg hizo un compromiso con la diversidad

En una de las últimas intervenciones del día, el senador Cory Booker le preguntó a Zuckerberg si el hecho de que Silicon Valley fuese una industria predominantemente blanca había afectado su visión acerca de lo que significan las violaciones de derechos civiles y discursos de odio en la plataforma, y que si podía prometer que activistas de grupos como Black Lives Matters no serían blanco de grupos de supremacía blanca.

Zuckerberg aceptó la sugerencia de ampliar su staff a uno de mayor diversidad y conocimiento en los temas, y que los grupos disidentes siempre tendrían un espacio en la plataforma, a menos que Facebook por alguna orden judicial se viera obligado a entregar información.

A continuación, la transmisión en vivo de la deposición de Zuckerberg, que entra en su cuarta hora de transmisión continua:

Despues de leer, ¿qué te pareció?