Durante casi nueve décadas de vida, la artista Yayoi Kusama ha pasado de ser una habitante más del Japón rural para convertirse en una de las representantes de la escena vanguardista de Nueva York, que ahora retorna a Tokio para llenarlo de arte contemporáneo. Su carrera ha estado llena de innovaciones y reinvenciones de su estilo, lleno de lunares y de espacios tan extensos como el universo en los que la pintura, el dibujo, la escultura, el filme, los performances y las instalaciones de inmersión han formado parte de su legado.

Gran parte de su trabajo ha sido marcado por la obsesión y el deseo de escapar del trauma psicológico, y en un intento por compartir sus experiencias, crea mundos que sumergen al espectador en su visión obsesiva de puntos y redes, así como espacios que se reflejan en espejos hacia el infinito.

Conozcamos un poco más de esta icónica artista japonesa.

1. Es increíblemente prolífica

El currículo de Kusama es increíblemente creativo: Fundó un periódico erótico titulado Kusama’s Orgy, ha publicado 8 novelas, varios libros de poesía, diseñado un autobús y también ha producido películas: incluso hizo un video con el músico inglés Peter Gabriel.

2. Fue expulsada de la Bienal de Venecia

Yayoi Kusama en la Bienale de 1966

Fotografía: Khan Academy

En su primera Biennale del año 1966, exhibió su obra Narcissus Garden, que consistió en cientos de esferas reflejadas que empezó a vender por 2 dólares cada una mientras llevaba puesto un kimono dorado como una crítica a la comercialización del arte. A los organizadores no les gustó la idea y fue rápidamente escoltada fuera de las instalaciones.

3. Llama a sus lunares “redes del infinito”

Yayoi Kusama

Fotografía: Architect Magazine

Desde que tenía 10 años, Kusama ha estado obsesionada con los lunares, que llenaban sus dibujos, lienzos, paredes, y los objetos de su casa. Esta artista ve el resultado de sus obras de gran tamaño como una red infinita de lunares inmersiva que domina todo cubre a través del espacio.

4. Ha pasado los últimos 39 años en un hospital de salud mental

Yayoi Kusama

Fotografía: Artnet

Después de que su negocio como comerciante de arte en Japón quebrara, Kusama comenzó a experimentar graves problemas de salud mental e ingresó en un hospital japonés en donde ha vivido desde 1977. Desde entonces ha seguido creando arte, publicando novelas y escribiendo poesía en un estudio que mantiene cerca del hospital.

5. Recordar su tiempo como estudiante le causa náuseas

Yayoi Kusama

Fotografía: Forbes

En 1948, esta artista abandonó su hogar para ingresar en la Escuela Municipal de Kyoto para las Artes, que estaba regida bajo el sistema japonés tradicional de Maestro y Discípulo, lo cual encontró rígido y aburrido. Cuando habla de este tiempo en entrevistas, dice que le dan ganas de vomitar.

6. Está obsesionada con el mundo de la moda

Yayoi Kusama x Louis Vuitton

Fotografía: DezeenMag

En la década de los 60, Kusama lanzó su propia marca creando vestidos y trajes de vanguardia y, más recientemente, colaboró ​​con la casa de moda francesa Louis Vuitton, para quienes empleó sus conocidos lunares para decorar el icónico monograma en una línea de carteras y maletas.

7.  Es una favorita de los coleccionistas

Yayoi Kusama

Fotografía: Artnet

Kusama actualmente tiene el récord de la obra más valiosa vendida en una subasta por una artista femenina viviente: White Net No. 28 de 1960 se vendió en $7.1 millones de dólares en el 2014.

8. Sus obras son como páginas de un diario

Yayoi Kusama

Fotografía: Artnet

Cuando logra superar una de sus crisis de salud mental que la hacen alucinar, Kusama se sienta frente a un lienzo y comienza a documentar la visión, completando un cuadro completo. Usualmente hace series sobre una misma alucinación en lienzos del mismo tamaño para crear un registro visual de sus pensamientos obsesivos, que a pesar de sus brillantes colores, tienen títulos como El Extremo de Mi Dolor.

9. Georgia O’Keeffe fue su asesora de negocios

Yayoi Kusama

Fotografía: Museo Tate Modern

La famosa artista tuvo mucha experiencia en el área de negocios, lo cual se demuestra en su gran éxito en la década de 1950, por lo que Kusama le escribió pidiéndole consejos. O’Keeffe incluso persuadió a su propio distribuidor para que comprara varios de los trabajos de Kusama cuando estaba en un período de problemas financieros.

10. Dice que los lunares le salvaron la vida

Yayoi Kusama

Fotografía: Artnet

En más de una oportunidad, Kusama ha revelado que sin su arte, probablemente se habría suicidado hace mucho tiempo, y se refiere a sus lunares como el poder más grande de su vida: “Un día estaba mirando los patrones de flores rojas del mantel sobre una mesa, y cuando miré hacia arriba vi el mismo patrón que cubría el techo, las ventanas y las paredes, y finalmente por toda la habitación, mi cuerpo y el universo. Sentí como si hubiera empezado a borrarme, a girar en la infinitud de un tiempo interminable y en la absolución del espacio”.

Despues de leer, ¿qué te pareció?